UN PICNIC EN FAMILIA:

8 IDEAS DIVERTIDAS

La primavera casi está entre nosotros y la idea de hacer un picnic familiar resulta perfecta: el clima es agradable, no hay nada en la tele y lograste sacar a tus hijos de la computadora. Ahora bien, ¿cómo asegurarte de que esta ocasión sea memorable? ¡Aquí te traemos algunas ideas!

1. Hacé un picnic en tu jardín. Si tenés la suerte de tener jardín (adelante o atrás de tu casa), tenés casi todo resuelto. No hay necesidad de viajar. Solo tirá una manta o lona grande, ponele algunos almohadones, decorá el lugar con globos o guirnaldas, ¡y listo! Esto se hace fácil y rápido y resulta una forma inteligente de pasar una linda tarde junto a tus hijos. Asegurate de prohibir celulares y afines y simplemente siéntense, coman algo rico y disfruten un rato agradable en familia.

2. Hacé tu picnic en un bote. En los lagos de Palermo, en el Tigre o algún lugar similar, alquilá un bote y hacé tu picnic en familia mientras flotás suavemente: no hay nada más tranquilizante que estar rodeados de aguas tranquilas. Además, papá y/o mamá tendrán que convertirse en expertos en remo y en manejar el barco, ¡lo que puede ser muy divertido para los chicos!

3. Proponé a los niños organizar la comida. Dales la libertad de entrar a la cocina y organizar lo que contendrá la canasta de picnic. Ayudalos a preparar sándwiches (o lo que elijan comer), moderá las exageraciones (sobre todo con los dulces y snacks, como las papas fritas), proponé opciones (solo si los chicos están perdidos o no se les ocurre nada) y supervisá todo el proceso.

4. Ponele caritas a la comida. Algo que puede entretener mucho a tus chicos es utilizar trocitos de verduras y frutas para ponerle ojos, nariz y boca a tus sándwiches, tartas, empanadas, tortas, etc. ¡Incluso podés hacer una competencia (con algún premio, por ejemplo un helado o un cupcake a los postres) para ver quién crea las caras más divertidas!

5. Cortá diferentes verduras y frutas y llená frascos con una buena variedad. Si tenés frascos vacíos de café, mermeladas, etc., estos se ven increíbles y muy coloridos una vez llenos y son excelentes para picar mientras todos saborean los demás platos del picnic. No solo es una forma atractiva de lograr que los niños coman de forma más saludable, sino que mantiene los alimentos frescos y fácilmente protegidos de la vida silvestre.

6. Prepará mini tesoros para que las personas encuentren sorpresas mientras comen. Prepará bolsitas o sobres con los nombres de todos los presentes y dentro de ellas, poné pequeños “tesoros”: caramelos, bombones, etc. y ponelos en el mantel, entre los platos, para que todos los descubran. La gente tendrá momentos de emoción o se sentirá especial, incluso si se trata de una cartita o una tarjeta.

7. Hacé una fogata. Aunque no estés acampando, siempre es divertido asar salchichas con un palito y cocinar papas al rescoldo; también es agradable sentarse cerca, conversar y mirar mientras las llamas se van atenuando. Si vas a lugares con espacio para asados, podés hacerlo en las parrillas; si vas a un parque (y no hay prohibiciones al respecto), podés llevar tu parrilla propia, o cavar un pozo para encenderlo. Eso sí, asegurate de que esté completamente rociado con agua y bien apagado antes de irte.

8. ¡Todos a jugar! Asegurate de contar con juguetes y juegos simples para tus hijos; aquellos que se puedan realizar en grupo son perfectos para jugar al aire libre. Llevá pelotas, sogas para saltar, tizas para dibujar en las baldosas, papel para dibujar, crayones y burbujeros para soplar. Si tus hijos son mayores, llevá una cámara e invitalos a tomar fotos de cosas de un determinado color. Para los mayores, lo clásico: dados, cartas, algún juego de mesa… las opciones son tan variadas como divertidas.

TIP DIA: Evitá los platos que se echan a perder con el calor: si tienen mayonesa, huevos o pescado, mejor descartarlos. Mantené la comida fresca con paquetes de hielo; también podés congelar botellas de agua y cajas de jugo; no sólo te ayudan a conservar la comida, sino que a medida que se descongelan, tendrás bebidas heladas para todos. Otras cosas infaltables para llevar al picnic: una tablita de cortar, un cuchillo afilado, un destapador…y claro, ¡algo de dinero por si aparece el heladero!.