TODOS AL AGUA:

9 BENEFICIOS SALUDABLES DE LA NATACIÓN

No importa cuál sea tu nivel de condición física, los beneficios generales de la natación son muchos y lo mejor de todo, fáciles de incorporar a tu vida. Esta actividad tiene el poder de renovar tus músculos, mejorar tu ritmo cardíaco, hacer retroceder el reloj y relajarte más rápido que una playa solitaria en las Bahamas. Y si esto no basta para convencerte, te ponemos al tanto de nueve virtudes natatorias como para que te tires de cabeza a la pileta por lo que resta del verano… y más allá también.

Es el mejor entrenamiento para todo el cuerpo. La natación utiliza todos los músculos del cuerpo, de modo que aunque nades suavemente o a toda velocidad, vas a tonificar todo tu organismo. Además, hacer ejercicio en el agua hace que tu cuerpo trabaje más, por lo que 30 minutos en una piscina valen por 45 minutos de la misma actividad en tierra.

Es ideal para el bienestar general. Hacer solo 30 minutos de natación tres veces a la semana, junto con una dieta sana, es una de las mejores maneras de mantenerse en forma y saludable y mantener una perspectiva mental positiva. Asimismo, nadar favorece la segregación de endorfinas, neurotransmisores que inciden directamente en la sensación de bienestar.¡Hacelo con amigos/as y te va a resultar aún más divertido!

Te quita el estrés y te relaja. Ya fuere que el trabajo te estresa, que tus chicos te hacen luchar o simplemente el trajín cotidiano te supera, ¡ todos tenemos momentos en los que solo queremos gritar! Calma: la ayuda está al alcance en forma de natación. Nadar regularmente puede disminuir los niveles de estrés, reducir la ansiedad y la depresión, y mejorar tus patrones de sueño. Sentir los beneficios mentales de la natación toma solo un rato de esfuerzo ligero, disfrutando la actividad. No es necesario ir y venir por la pileta del club, corriendo carreras por el carril.

Te hace quemar calorías. La natación es una de las formas más efectivas para quemar calorías. Una sesión suave puede quemar más de 200 calorías en solo media hora, más del doble que caminar. Y nadar a más velocidad puede lograr que esa barrita de chocolate que comiste a escondidas se vaya más rápido que si te pusieras a correr o a andar en bicicleta.

Reduce el riesgo de enfermedades. Además de ser una excelente forma de ejercicio cardiovascular, nadar solo 30 minutos a la semana puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes tipo 2.

Puede practicarse a cualquier edad. La natación se recomienda tanto para personas mayores como para niños de tres o cuatro años e incluso bebés (aunque en el caso de los bebés más que de nadar se trata de disfrutar del agua y desarrollar su psicomotricidad, siempre acompañados de un adulto). Por otro lado, es un deporte individual que normalmente se practica en grupo, en las piscinas, por lo que también favorece la sociabilidad.

Facilita el trabajo muscular. El agua soporta hasta el 90 por ciento del peso corporal. Entonces, si te torciste un tobillo haciendo deporte el día anterior o tenés una lesión o enfermedad prolongada, la natación es una forma brillante de mantenerse activo. En el agua nuestro cuerpo resulta más liviano y además se evita el golpeo de las articulaciones que sí se da en muchas de las actividades aeróbicas en tierra firme.

Aumenta tus niveles de energía. La inactividad y no la edad es a menudo responsable de la falta de energía. Solo 30 minutos de natación tres veces por semana puede aumentar tus niveles de energía a través del aumento de la tasa metabólica.

Te permite ejercitarte sin sudor. Si la transpiración te molesta al ejercitarte, ¡aquí está la alternativa! Al nadar nunca vas a tener esa molestia, no importa lo duro que trabajes porque el agua que te rodea enfría tu cuerpo constantemente.

TIP DIA: Todo deporte tiene su encanto, pero la natación es diferente a cualquier otra actividad aeróbica en muchos aspectos. «En principio el hecho de estar sumergido en el agua significa que tus huesos y músculos están por fuera del alcance de la gravedad», aseguró Hirofumi Tanaka, profesor de kinesiología y Director del Laboratorio de la Universidad de Texas especializada en la investigación cardiovascular. Esto hace que la natación sea el ejercicio ideal para personas con osteoartritis, que no pueden realizar ejercicio con pesas porque les resulta doloroso. Según la investigación de Tanaka, nadar disminuye la rigidez de las arterias, un factor de riesgo para los problemas de corazón. Este estudio asoció la natación con gente que sufre presión baja tanto como con las personas hipertensas. «Lo genial de este deporte es que es tanto para las personas que sufren sobrepeso como para aquellos que odian realizar deportes como atletismo o ir al gimnasio», afirmó el profesor. (Fuente: Infobae)