Todo sobre

LAS VÁRICES

Hay mucha información que gira en torno a las venas varicosas o várices. Existen diversos mitos que tienden a confundirnos y verdades que desconocemos; en consecuencia, se crean dudas frecuentes sobre este tema. ¡Acompañanos a despejar las principales en esta nota!

¿Qué son las várices? Se trata de venas que sufrieron dilataciones, tortuosidades o alargamientos. Suelen ubicarse en el sistema venoso superficial de las piernas, y son la alteración venosa más común: más del 20% de la población la padece.

¿Es una enfermedad permanente? Se dice que la enfermedad varicosa es “crónica”; a pesar de que el paciente se realice tratamientos efectivos, con el tiempo es posible que aparezcan nuevas venas afectadas. La expresión usual es que “vuelven”, pero en realidad son várices nuevas; por tal motivo la prevención es fundamental.

¿Qué puede hacerse para prevenirla? Hay tres medidas básicas: usar medias de sostén o de descanso, realizar actividad física diaria (con una caminata de 45 minutos basta) y evitar el sobrepeso.

¿Cuáles son los factores que provocan várices? Son varios, comenzando por la genética, que es el principal: tener predisposición genética aumenta las posibilidades de contraer várices. Luego el sexo; si bien afecta a ambos, el femenino tiene mayor tendencia. La edad también influye (el 70% de los mayores de 70 años tienen várices), al igual que el embarazo (más del 50% de las embarazadas las padecen), los trabajos que implican estar mucho tiempo de pie (Ej: mozos, azafatas, peluqueros, cirujanos), la inactividad física, la obesidad y diversas alteraciones anatómicas como debilidad en las paredes venosas.

¿A qué edad aparecen? Pueden aparecer a cualquier edad, tanto en ancianos como en adolescentes. La mayor parte de las consultas proviene de personas entre 30 y 50 años.

¿Qué son las “arañitas”? Son dilataciones vasculares que aparecen en los miembros inferiores, con formas variadas o como manchas densas muy cortas. Su color varía del rojo intenso al azul oscuro.

¿Cuáles son las señales más comunes de la aparición de várices? Usualmente la aparición de várices es secuencial. Primero aparecen dilataciones de poca intensidad, que no suelen causar mayor problema. En una segunda etapa se siente cansancio y pesadez en las piernas, al igual que dolores e inflamación en tobillos y pantorrillas, calambres y picazón, todo luego de hacer largas caminatas o estar mucho tiempo parados. Luego asoma pigmentación en la piel y la picazón se intensifica. En un cuarto estadio, pueden presentarse úlceras en el tobillo. Tengamos en cuenta que las várices que no son tratadas tienen mayores posibilidades de sufrir complicaciones.

¿Cómo se trata esta dolencia? Actualmente la enorme mayoría de los tratamientos son mínimamente invasivos, incluyendo la cirugía que ha evolucionado notablemente. El procedimiento habitual consiste en evaluar detalladamente al paciente, establecer cuál será el tratamiento adecuado y cuántas sesiones serán necesarias.

(Fuente: www.hospitalaleman.org.ar)

Consejo DIA:  Si bien no se conoce la causa exacta de la aparición de las várices, es importante prestar atención cuando aparezcan, consultar a un médico y seguir el tratamiento indicado.