TIPS PARA LIMPIAR

RÁPIDO TU CASA

¿Trabajás toda la semana y el finde te lo pasás limpiando? Hacer pequeñas cosas a lo largo de los días hábiles te ayudará a ahorrar tiempo para tener libre el fin de semana. Seguí estas sugerencias que te dejamos a continuación, ¡y dedicá tu tiempo a hacer lo que más te guste!

 

LIMPIEZA DEL HOGAR

Limpiá siempre desde arriba hacia abajo; si no, al repasar las zonas superiores, ensuciarás las inferiores.

Barré antes de sacar el polvo, ya que al pasar la escoba puede levantarse suciedad que acabe de nuevo sobre los muebles. Un truco para cuando barrés es envolver el escobillón o la escoba en una media de nailon; así, recogerás todas las pelusas y polvo en una sola barrida, ya que al frotarse el nailon genera electricidad estática que atraerá cada pequeña partícula.

En las telas (alfombras, manteles, cortinas, etc.), procurá quitar las manchas cuando se produzcan, es decir antes de que se sequen.

Si al recoger la ropa tendida la guardás arrugada, te costará más trabajo plancharla. Vale la pena tomarse 5 minutos para guardarla estirada y doblada.

Habitaciones: fijá un día para cambiar las sábanas (no todas las camas a la vez) y ponelas directamente a lavar para que no se acumule gran cantidad de ropa. Da vuelta el colchón cada 15 días y dejalo ventilarse por un par de horas, así no tendrás que aspirarlo cada semana.

 Living: Ponele fundas al sofá que puedas retirar y sacudir con facilidad y que sean lavables. Te costará mucho menos dejarlo perfecto.

Planificá con anticipación. Hay tareas que pueden hacerse cada 15 días, como limpiar los roperos por dentro, las puertas y ventanas, plumerear las paredes, repasar a fondo las lámparas… Armate un calendario mensual para que cada tarea no coincida con las demás.

Vidrios y ventanas: Si en lugar de agotarte limpiando todos los cristales a la vez optás por limpiar una ventana cada día, casi no te darás cuenta y el sábado tendrás todo listo, si no antes.

El lavarropas. Repartí los lavados entre semana, no los acumules todos para el finde. Podés poner la lavadora por la noche, y tender la ropa por la mañana para que al llegar a casa la encuentres seca.

La plancha. Aprovechá los momentos de ocio, por ejemplo cuando ves tus series favoritas,  para repartir el planchado en 2 ó 3 tandas. No te molestes si hay poca ropa, porque lo que más consume energía es calentar la plancha; por este motivo vale la pena planchar por tandas más largas.

Los muebles. Igual que con las ventanas, si cada día limpiás uno de ellos (la mesa, la estantería, los armarios, etc.), solo dedicarás 5 minutos diarios a quitar el polvo y al llegar el finde solamente necesitarán un repaso rápido.

 

LIMPIEZA DE COCINA

Barré después de cenar, así no volverán a acumularse ni migas ni pelusas en el suelo.

Tres veces por semana poné en el microondas un vaso con agua y limón, hacelo funcionar 3-5 minutos y dejá que se cree vapor. Luego solo tendrás que repasar y secar con un paño limpio.

Protegé armarios, estantes y cajones con papel de cocina o plástico. Cuando estén sucios, los cambiás y listo.

Cubrí el suelo frente a la zona de fuegos con una alfombrilla y evitá así dejar huellas de grasa por toda la cocina.

Si tenés una campana (con extractor o a modo de chimenea) sobre la cocina, limpiala siempre primero y luego la placa y las hornallas.

Repasá la heladera antes de ir a hacer las compras; recordá siempre que cuando está llena, se tarda más en limpiarla que si está casi vacía.

Limpiar el horno puede ser más sencillo: repásalo con un trapo húmedo después de usarlo, cuando la grasa aún está caliente. Si dejás que se enfríe y se seque, después tendrás que rascar y frotar.

 

LIMPIEZA DE BAÑO

Después de cada ducha, si tu bañera tiene una mampara secala con un paño de algodón que no deje pelusa; así evitarás que la cal se incruste y que luego tengas que dedicarle más tiempo para frotarla y sacarla.

Si en cambio tenés una cortina de baño, enjuagala siempre después de la ducha para que no le queden restos de jabón ni espuma. Así se mantendrá limpia más tiempo.

Echá vinagre a los sanitarios una vez a la semana; quedarán perfectos, ¡casi sin esfuerzo!

Aprovechá para secar los azulejos con un paño cuando se ha creado mucho vapor en el baño tras salir de la ducha. No te costará nada dejarlos perfectos.

Tené siempre a mano un paño de microfibra para repasar la canilla del lavatorio por las noches y evitar que se acumulen manchas de agua o cal. Y en general, para todo el baño, son muy útiles las toallitas multiusos, esas de usar y tirar.

Para que no queden empañados los espejos, usá muy poco spray limpiavidrios y  repasá con un paño que no deje pelusa. Tip extra: podés limpiarlos con una mezcla de vinagre diluido en agua templada y luego secarlos con papel de diario.

TIP DIA: Además de tener presentes estos tips, recordá que DIA te ofrece su propia y muy completa línea de limpieza que incluye detergentes, lavandinas, limpiadores líquidos, paños, esponjas, guantes, cepillos, escobas, rollos de cocina, secadores, jabones y muchos productos más para tener y mantener impecable tu hogar. ¡Descubrila!