SE ACERCA EL VERANO:

CÓMO HIDRATAR CODOS Y RODILLAS

El verano está cada vez más próximo y es en esta estación cuando nos damos cuenta de la deshidratación y el mal estado de nuestros codos y rodillas, que se muestran secos y ásperos. ¡Comencemos a cuidarlos ya mismo!

Los codos y rodillas son los grandes olvidados a la hora del cuidado de nuestra piel, ya que solo nos damos cuenta de que están resecos y necesitan atención cuando es muy evidente su apariencia áspera o se oscurecen por el maltrato que ha sufrido la piel durante mucho tiempo… Al ser la piel que recubre las articulaciones necesita mayor cuidado, pues no posee la misma cantidad de glándulas sebáceas que el resto de nuestra epidermis y por eso se resecan. Por otro lado, el continuo movimiento que provoca que la piel se estire y se encoja durante toda tu vida, los afecta mostrándolos deshidratados. Además, el constante roce diario con la ropa y el apoyar los codos y rodillas en todo tipo de superficies, dejan signos de maltrato que puedes revertir simplemente siguiendo los consejos que te presentamos a continuación:

Limpiá las impurezas. En codos y rodillas se acumulan células muertas que son las responsables de que la coloración se torne oscura y en algunos casos, se presente una leve descamación. Para que tus codos y rodillas vuelvan a estar en condiciones, primero que nada debes aplicar un tratamiento exfoliante. Quitar la piel muerta y la acumulación de sustancias en la zona una vez al mes, es necesario para que recupere el color natural y la suavidad. Si preferís una opción natural para realizar esta tarea, mezclá el jugo de 1/2 limón con 1 cucharada de azúcar y aplicá la mezcla con un algodón sobre los codos y las rodillas, dejá actuar unos 10 segundos y con un cepillo de cerdas suaves masajeá la zona; finalmente, enjuagá con agua.

Atención a la hidratación. Cualquier crema hidratante no basta para reparar la piel que está agrietada y áspera en estas zonas, por lo cual es muy importante que al momento de bañarte uses un producto que sea muy untuoso. Si no tenés otra cosa a mano, un buen remedio casero es la mezcla de una cucharadita de miel, 10 gotas de jugo de limón y una cucharada generosa de aceite de oliva. Aplicalo en codos y rodillas, dejándolo actuar durante 10 minutos. A continuación enjuagá con agua tibia. Atención: al llevar limón este remedio, no debés exponerte al sol inmediatamente después de aplicarlo ya que la piel estará más vulnerable, pudiendo causar manchas.

Cómo cuidar las rodillas y codos regularmente:

-Aplicá aceite de oliva, de coco o de almendras sobre tus codos y rodillas cada noche antes de dormir; de ésta forma podrás preservar la suavidad de tu piel y prevenir asperezas y zonas oscuras.

-Para prevenir la sequedad, frotá a diario codos y rodillas con una papa durante 15 minutos, y luego enjuagalo con agua tibia. También podés hacerlo con una rodaja de pepino o con gel natural de aloe vera.

-No dejes de lavar cada día tus rodillas y los codos; si es posible utilizá jabones naturales que contengan componentes hidratantes como aceites o aloe vera, para así prevenir las indeseadas asperezas.

-Por la noche, lavá de nuevo codos y rodillas y aplicá aceite de oliva para aportar una nueva dosis de hidratación a tu piel. Si siguen rugosos, podés usar rodajas de palta, permitiendo que actúen durante 15 minutos en las zonas afectadas. Luego enjuagá cuidadosamente.

-Utilizá un buen protector solar en rodillas y codos, para impedir que se oscurezcan.

TIP DIA: Comer sano también ayuda. Llevá una alimentación rica en jugos vegetales frescos para conseguir una piel sana, suave y elástica. Alimentos como la zanahoria, la palta, los cítricos, el ajo, la cebolla, las nueces, los aceites y las leches vegetales contienen vitamina A, C y E, que no deben faltar en tu dieta.