SALUD BUCODENTAL

EN LOS CHICOS

Es importante asegurarnos de que la higiene bucal de nuestros hijos sea siempre óptima y no saltarnos nunca la visita al odontólogo o dentista, incluso en tiempos de pandemia. En casa podemos aplicar algunos de estos trucos y consejos para ayudar al proceso. ¡Conocelos!

 

Visitar al dentista. Por regla general se recomienda que los niños vayan a ver a un dentista tan pronto como cumplan 1 año, a fin de controlar que sus dientes están creciendo de manera saludable. Luego es imperativo que el niño o niña visite al dentista con regularidad, al menos cada seis meses para identificar tempranamente cualquier problema que pudiera enfrentar.

 

Dales una dieta saludable. Esto no solo es necesario para reforzar el sistema inmune sino también para que los chicos mantengan sanas su bocas. Procurá darle menos azúcares artificiales y más azúcares naturales – por ejemplo, reemplazá golosinas por fruta fresca y dulce, como bananas, naranjas, uvas o frutillas, que podés encontrar en cualquier tienda DIA.

 

Elegí un dentífrico apto para niños: Se recomienda usar pastas pediátricas, ya que aquellas para adultos contienen cantidades de flúor tóxicas para los niños. Normalmente a partir de los 6 años, los niños pueden usar pastas dentales infantiles con flúor (máximo 1.100 ppm), siempre bajo la supervisión del dentista.

 

No abusar del dentífrico. Los niños pequeños deben usar iuna cantidad menor de pasta de dientes al cepillarse. Como sus dientes aún se están desarrollando, no requieren demasiada pasta. Por otro lado, sus reflejos de escupir y tragar no se han formado por completo, por lo que una pequeña cantidad debería ser segura en caso de que accidentalmente ingieran el dentífrico.

 

No abusar de la mamadera. Si tus hijos son pequeños y aún toman mamadera de leche o jugo, que la tengan en la boca durante algún tiempo no es un problema, especialmente si los tranquiliza. Por el contrario, si se deja en la boca durante demasiado tiempo (como cuando duermen) puede provocar caries.

 

Evitar los caramelos. Un gusto cada tanto no está mal, pero reducir el consumo de dulce ayuda a tu niño/a a tener dientes más fuertes ya que el azúcar puede provocar una variedad de problemas, principalmente las caries.

 

No compartas utensilios. Hay bacterias en tu boca que causan caries que se pueden transferir a tu hijo/a mediante la saliva. Para evitarlo, procurá no compartir ningún utensilio (cucharas o tenedores) que haya estado en tu boca, como asimismo vasos, tazas o botellas.

 

Creá buenos hábitos desde el principio. Acostumbrar a tus hijos a que se cepillen un mínimo de dos veces al día (mañana y noche) desde el principio, puede ayudar a mantener su salud dental a largo plazo. Además, también deben comenzar a usar hilo dental una vez que ya tengan todos los dientes.

 

Al mal tiempo, ponele buena cara. Si visitar al dentista te genera miedo o incomodidad, tratá de no proyectarlo en tu hijo/a. Desarrollar una actitud positiva hacia los dentistas es tan necesario como promover los buenos hábitos.

TIP DIA: A CUIDARSE DESDE TEMPRANO. El cuidado de la salud bucal de los bebés comienza cuando nace, por eso es importante que los padres estén informados desde el inicio sobre algunas prácticas importantes. «Los malos hábitos se transmiten, por eso la importancia de que los padres tengan hábitos saludables y que las madres se cuiden desde el embarazo», afirmó a Infobae la odontóloga Alejandra Sicorsky (MN 17738) que recomienda que la embarazada se cepille 2 a 3 veces por día con pasta fluorada y reciba controles con el dentista durante el embarazo.