REMEDIOS NATURALES

PARA ALIVIAR EL ACNÉ

Combatir el acné es una preocupación para muchos adolescentes, aunque también puede afectar a personas adultas. Claramente, los problemas más serios los enfrentan quienes sufren de acné en la cara, ya que es difícil de ocultar, pues no se recomienda el uso de maquillaje sobre los granos. La buena noticia es que, para solucionarlo, se puede hacer uso de alguno de los remedios naturales para combatir el acné que enumeramos a continuación.

Ante todo, digamos que el acné es una enfermedad común de la piel que provoca espinillas (granos). Este problema se produce por cambios en los niveles de hormonas y las espinillas se forman cuando los folículos pilosos que se encuentran debajo de la piel se tapan y pueden aparecer en el rostro, el cuello, la espalda, el pecho y los hombros. Cualquier persona puede tenerla, pero es común en adolescentes y adultos jóvenes. Asimismo, tiene varios efectos psicosociales que afectan a la calidad de vida de quienes lo sufren. Como los tratamientos pueden variar según cada persona, lo necesario es acudir a un dermatólogo para que estudie tu caso y te recomiende el mejor tratamiento.

Remedios naturales contra el acné. Por sus propiedades, estos productos pueden mejorar la apariencia del acné, aunque antes de empezar a aplicarlos siempre es recomendable una consulta previa con tu dermatólogo.

Limón. El limón se ha usado durante años como remedio natural para el acné, gracias al ácido cítrico que contiene, un componente antibacteriano y suavizante. El método es muy sencillo: lavá el limón, partilo en mitades y aplicalo en la zona donde se presenta el problema. Puedes pasarlo directamente mientras lo vas exprimiendo con suavidad, o bien exprimirlo y usar un algodón para aplicar el jugo en la piel, evitando siempre el contacto con los ojos. Dejá que actúe 10 minutos y luego enjuagá con agua tibia y jabón neutro. Para terminar, y en caso de realizar este tratamiento por la tarde, aplicá un buen protector solar. No obstante, lo más recomendable es que lo pongas en práctica por la noche.

Menta. La menta tiene como principal elemento al mentol que tiene propiedades antibacterianas y antinflamatorias, por lo que puede ser útil como apoyo a la hora de tratar el acné. Podés hacer una infusión de menta natural o preparar una mezcla de hojas de menta con agua tibia. Una vez lista, la aplicas sobre la zona afectada y dejás actuar entre 10 y 15 minutos antes de enjuagar con agua fría. También podés usar este remedio natural como parte de tu limpieza diaria.

Ajo. Seguramente en la alacena de tu casa no faltará el ajo, remedio milenario que contiene azufre, una de las sustancias más potente para matar las bacterias que causan el acné. Si frotás varias veces al día un diente de ajo crudo y rebanado sobre las áreas afectadas, notarás cómo la erupción cutánea se irá desinflamando.

Miel. Es uno de los mejores productos que nos brinda la naturaleza. Además de ser deliciosa, la miel tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, por lo que puede ser un buen remedio contra el acné. Tenés dos posibilidades para usarla en tu piel: la primera es combinándola con limón hasta lograr una crema suave y dejando que actúe de 15 a 20 minutos en la zona con acné, para luego lavar con agua tibia. La segunda consiste en aplicarla directamente sobre la pústula que quieres eliminar, cubrir con algodón y dejarla actuar toda la noche.

Tomate. El tomate no sólo es un alimento básico en la cocina, ya que su acidez y el licopeno (un poderoso antioxidante) que contiene lo convierten en un remedio natural para la salud de la piel, ayudando especialmente en el tratamiento del acné y las cicatrices.

Zanahoria. Es uno de los alimentos más ricos en vitamina A, esencial para la salud de la piel y gran aliada para combatir el acné. Para usarla, limpiá y herví una zanahoria mediana con la menor cantidad de agua posible. Una vez cocida, machacala y dejá enfriar. Aplicá luego la pasta sobre las zonas afectadas por el acné y luego de 20 min. enjuagá con agua fría.

TIP DIA: Una clara alternativa. La clara de huevo es otro remedio natural muy efectivo para combatir el acné, sobre todo en el rostro. Para usarla, lo primero es separar la clara de la yema. Aplicá la clara con un pincel sobre la piel con acné y dejala actuar de 10 a 15 minutos. Pasado este tiempo, enjuagás con agua tibia y luego exfoliás. Esta mascarilla se puede aplicar 1 o 2 veces por semana.