PIES DE VERANO

SIN CALLOS NI DUREZAS

Los pies son los eternos olvidados que soportan todo el peso del cuerpo y no se suelen hidratar. Después de este invierno, ¿tenés los pies secos, con durezas, callos o ampollas? Los pies necesitan pocos cuidados, pero reclaman los básicos: ¡en esta nota te mostramos cuáles! Ante todo, conozcamos al enemigo: ¿por qué aparecen los callos y las durezas? Ambos son endurecimientos de la epidermis producidos por el roce y la presión ejercida sobre los pies, que genera una multiplicación celular que produce la aparición de células muertas sobre la capa córnea y el engrosamiento. Si bien callos y durezas tienen el mismo origen, se diferencian en cómo y dónde aparecen. Los callos son más pequeños, suelen aparecer sobre las articulaciones y causan muchas molestias y dolores, ya que desde el núcleo presionan sobre las terminaciones nerviosas. Las durezas son más grandes que los callos, no tienen núcleo, su tacto es áspero y pueden aumentar de tamaño y adquirir un tono amarillento. Suelen aparecer en la planta del pie, aunque también pueden encontrarse en el talón o en los laterales, y otra de las grandes diferencias es que no duelen. A continuación, te pasamos útiles y sencillos tips para evitarlos y tener los pies más lindos de todo el verano.

PASO 1: LA HIGIENE ES CLAVE. A veces, en la ducha, podemos olvidarnos de enjabonar los pies y pensar que basta con el jabón que les caiga encima. No es así: los pies necesitan abundante agua y jabón, ya que están expuestos al calor, la humedad, a bacterias y hongos. Lo ideal es utilizar un jabón neutro y lavarlos a conciencia, recordando también frotar entre los dedos.

PASO 2: SECÁ MUY BIEN TUS PIES. No salgas corriendo de la ducha y tomate un tiempo para secarte a conciencia de la cabeza a (muy especialmente) los pies. Hacelo con cuidado, secando bien los intersticios entre los dedos, zona que usualmente suele descuidarse.

PASO 3: TENÉ SIEMPRE A MANO UNA BUENA CREMA HIDRATANTE. La crema hidratante para el cuerpo también incluye a los pobres y olvidados pies, los cuales además deben masajearse ya que necesitan hidratación constante. De lo contrario, aparecerá la sequedad que tanto molesta. Recordá que en DIA contamos con Bonté, nuestra exclusiva línea de belleza y cuidado personal que incluye cremas, shampoo, acondicionadores, jabones, desodorantes, gel antibacterial, máquinas de afeitar y productos para el cuidado dental, entre otros. ¡Descubrila y disfrutala!

PASO 4: EXFOLIÁ PERIÓDICAMENTE. Usar cada dos semanas un producto exfoliante ayuda a eliminar las células muertas de la piel, mejorando la apariencia de tus pies y librándolos de células muertas.

TIP DIA: TRES HÁBITOS PARA UNOS PIES PERFECTOS. ¡Tomá nota y ponelos hoy mismo en práctica!

1. Una medida efectiva para por la noche, es remojar tus pies en una palangana con agua y sal a fin de relajarlos, para luego eliminar las impurezas con una piedra pómez, raspando suavemente las zonas donde aparecen las durezas. Practicar este hábito un par de veces por semana garantiza pies limpios y suaves.

2. Tanto en verano como en invierno, es básico llevar calzado cómodo, evitando las suelas demasiado finas y los modelos que te causen ampollas o rozaduras. Un punto importante: no olvides extender el uso de la crema solar a los pies este verano. El empeine es una de las zonas que más fácilmente se queman.

3. Un baño caliente de pies siempre es recomendable: ponelos en una palangana con sal gruesa durante 30 minutos, realizando un baño que combine el agua caliente y la fría durante unos minutos, cada quince días.