FRUTAS Y VERDURAS

PARA GATOS

Aunque no es usual ver a un gatito comiendo un trozo de manzana, podés dárselo de vez en cuando. ¿No lo sabías? Entonces puede que este artículo te interese, porque te contamos qué frutas y verduras pueden consumir los felinos.

Ante todo, la gran pregunta: ¿las frutas y verduras son absolutamente necesarias en la dieta de los felinos? Si bien no son imprescindibles, nunca está de más ofrecerle algunas piezas a tu mascota ya que aportan vitaminas y antioxidantes naturales. Sin embargo, esto se debe hacer con cierta moderación y cautela; por un lado porque la fruta contiene mucha azúcar, nada buena para la salud de nuestro gato. Por el otro, al ser animales carnívoros su aparato digestivo no está preparado para digerir las fibras vegetales; por ende, consumidas en gran cantidad pueden causar problemas intestinales. Por tales motivos, hay que seleccionar cuidadosamente qué vegetales darle a tu gato: aquí te mostramos las más recomendables.

 

FRUTAS 

Manzana: Quitales todas las semillas y lavala bien si se la vas a dar con cáscara, aunque también podés pelarla. Lo ideal es dársela a probar en dados, ¡le encantará!

Frutilla: Ricas en fibra y vitamina C, actúan como antioxidante y están buenísimas. Y sí, ¡para los gatos también son recomendables!

Pera: Su dulce sabor encantará a tu gato y además, le aportará antioxidantes e hidratación al ser muy rica en agua.

Melón: Los gatos aman el melón y por suerte para ellos, es una de las frutas que pueden comer, con moderación (y sin semillas, claro).

Durazno: Otra buena opción, siempre y cuando le hayas quitado el carozo.

Sandía: Otro favorito de los felinos, no les gusta si está muy fría; lo mejor es partirla en trocitos, libres de semillas y a temperatura ambiente. frutas y verduras para gatos

 

VERDURAS

Calabaza: Al ser muy digestiva, es una buena opción servírsela –cocida- a tu felino.

Batata: Unos trocitos tampoco están de más si los ofreces de vez en cuando.

Zanahoria: Es buena para humanos y gatos en muchos aspectos, entre ellos para proteger la vista. Eso sí, crudas no son fáciles de digerir para los felinos, así que es mejor servirla hervida.

Pepino: El sabor del pepino (y su frescura) les encanta y podés darle una rodaja como golosina. Como siempre, sin semillas.

Arvejas: También cocidas, son muy recomendables para los felinos por su aporte en proteína vegetal y magnesio.

Brócoli: Otra verdura muy saludable, aunque con mucha precaución de no pasarnos en la dosis.

Lechuga: La variedad capuchina, fresca y crujiente, es muy bien recibida por los gatos.

Zucchini: El zapallito largo es otra de las verduras para gatos más indicada, incluso para aquellos que tienen sobrepeso, ya que no es un alimento alto en calorías.

 

RECOMENDACIONES GENERALES

  1. Como hemos dicho, retira todos los carozos, filamentos y semillas de las frutas que ofrezcas a tu gato ya que pueden resultarle tóxicos.
  1. Si vas a darle alguna pieza sin pelar, asegurate de haberla lavado muy bien antes.
  1. Tanto la fruta como la verdura hay que ofrecerla en pequeños trozos para que la digiera mejor.
  1. No es necesario que des fruta y verdura a tu gato todos los días; recordá que el elemento principal de su dieta es la carne.
  1. Si ofrecés fruta o verdura a tu gato y no la come, retirala para que no se la coma cuando ya no esté en condiciones.
  1. Atención: si tu gato es mayor o tiene problemas de salud, consultá previamente a tu veterinario antes de hacer cualquier cambio en su alimentación.

TIP DIA: MENÚ VEGA… ¡NO! No son pocos los dueños de mascotas que intentan que sus gatos sigan un plan nutricional exento de carne animal, plegándose a la filosofía vegana. Sin embargo, los expertos en nutrición llaman a la cautela con este tipo de alimentación ya que podría dar lugar a todo tipo de enfermedades, desde problemas cardíacos y visuales hasta sobrepeso e incluso diabetes. Siempre hay que incorporar cada nuevo ingrediente de a poco y nunca innovar sin el cuidadoso asesoramiento profesional. «Al no estar acostumbrados y no ser lo natural para su organismo, es probable que haya resistencia a ciertos alimentos», explica a la web Para Ti la especialista Marina Brañas.