FRUTAS DE VERANO

IDEALES PARA PERDER PESO

El verano es el gran momento para perder peso: el sol brilla más fuerte, las frías mañanas de invierno van quedando atrás y la necesidad de cargar menos kilos surge naturalmente. Esta cálida estación también es buena para incluir frutas coloridas en tu dieta diaria y dejar que la naturaleza haga su trabajo: las frutas aumentan tu cociente nutricional y vienen con los beneficios adicionales de la pérdida de peso, piel radiante y el aumento de los niveles de metabolismo. Conocé a continuación los beneficios de siete de estas delicias (¡que podés encontrar fácilmente en cualquier tienda DIA!)

DURAZNO: Una de las frutas de estación con más contenido en agua (casi un 90 %) y que aporta escasas calorías. Además de fresco y tentador, es muy bajo en grasas, ayuda a mantener bajos los niveles de colesterol y, gracias a su contenido en potasio, es un excelente diurético. Por otro lado, es rico en fibra por lo que es una gran opción para mantener saludable la flora intestinal y prevenir el estreñimiento, lo que lo hace ideal para controlar y perder peso ya que previene la retención de líquidos y ayuda a eliminar toxinas y sustancias de desecho.

ANANÁ: Muy refrescante, diurético y depurativo, ayuda a eliminar toxinas y a prevenir el estreñimiento gracias a su gran contenido de fibra. Es de gran ayuda para adelgazar porque te sacia y evitará que piques entre comidas; como si fuera poco, combate la retención de líquidos y contribuye a mejorar el tránsito intestinal por lo que podrás controlar tu peso fácilmente. Disfrutalo solo, en pinchos con otras frutas como la sandía, en licuados o infusionado en agua.

MELÓN: Uno de los grandes clásicos del verano, cuenta con poquísimas calorías (menos de 50 cada 100 g) a pesar de ser una fruta muy dulce. Mejora el proceso digestivo, previene la retención de líquidos y es muy rico en agua y fibra, por lo que resulta una gran alternativa a la hora de perder peso, reemplazando cualquier postre. Además, es rico en calcio y vitamina C, previene la hipertensión al ser rico en potasio y ayuda a la salud visual, entre otros múltiples beneficios.

POMELO: Bajo en calorías y alto en nutrientes, rico en antioxidantes y vitamina C, tiene justa fama de diurético, por lo que resulta vital para rebajar esos kilos de más. El exquisito pomelo posee mucha fibra y un gran efecto saciante, pero en vez de tomarlo como jugo es recomendable comerlo entero para no desperdiciar la pulpa y con ella sus beneficios detox.

SANDÍA: La gran reina del verano, aromática, ligera, refrescante y de un color tan vivaz como apetecible. Es una gran fuente de fibra; las pectinas que contiene ayudan a mejorar y acelerar el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de toxinas. También es un alimento recomendado para mantener los niveles de colesterol bajo control y mejorar la circulación sanguínea. Es una opción excelente si se busca perder peso ya que aporta muy pocas calorías (32 por cada 100 g), y contiene gran cantidad de agua, entre un 90 y un 95 %, por lo que además de hidratar sacia de forma natural.

TIP DIA

¿Con las comidas o lejos de ellas? La sabiduría popular sostiene la teoría de que consumir frutas inmediatamente después de almorzar o cenar, engorda. La sugerencia es que se ingieran alejadas, con el estómago vacío; según explica a Clarín la licenciada en nutrición Alicia Crocco, esto solo es un mito. “La realidad es que no existen estudios científicos que confirmen esta teoría”, señala, para luego explayarse: “El cuerpo es capaz de producir enzimas digestivas para asimilar las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono al mismo tiempo. Esto significa que podemos consumir alimentos con diferentes nutrientes a la vez o sucesivamente. Las frutas son sanas en todos los momentos en que sean ingeridas, antes, durante, después, como colaciones. Lo ideal es elegirlas de acuerdo a la saciedad que produzcan luego de ser ingeridas y no fijarse en la cantidad de calorías”.