EVITAR LOS

GOLPES DE CALOR

Si bien el verano es el gran momento del año para disfrutar del sol y el aire libre, también implica el riesgo de deshidratarnos y sufrir golpes de calor que producen mareos o desmayos. Seguí leyendo y descubrí cómo prevenirlos

 

No hacer ejercicio en exceso durante las horas centrales del día. Desde luego hay que hacer ejercicio para seguir con nuestras rutinas habituales, aunque en verano es mejor evitar sobreesfuerzos en aquellas horas donde el sol aprieta más, entre las 11 y las 17 hs. por lo general. Por ende, si nuestra intención es correr, hacer deportes o cualquier tipo de ejercicio, lo mejor es hacerlo en las primeras horas del día o a finales de la tarde.

 

Hidratate al máximo. Para prevenir posibles golpes de calor debemos tomar más agua de lo normal. Lo recomendable es beber entre 2 y 3 litros diarios (de 8 a 12 vasos aprox.). Si no tenés sed, probá bebiendo pequeños sorbos en diferentes horas del día.

 

Usá ropa ligera. Sobre todo si te toca salir y estar mucho rato bajo el sol, lo mejor es usar prendas finas, holgadas y cómodas, de colores claros (los oscuros concentran más el calor)

 

Consumí alimentos frescos. Durante el verano tenemos ganas de comer y beber cosas fresquitas; no hablamos solo de jugos naturales sino también de sopas frías, ensaladas, pastas frescas, frutas y verduras de temporada con un buen aporte de agua. A la hora de cenar, hacelo de modo liviano para no recargar demasiado el estómago y sufrir por el calor.

 

Hacé que circule el aire. Siempre con la idea de prevenir golpes de calor (y también posibles contagios por covid-19), es importante renovar el aire en casa. Abrí las ventanas por la noche y a primera hora del día, ventilá todos los ambientes y luego cerralas para que tu casa se mantenga lo más fresca posible; de hecho, mantener las persianas bajas puede llegar a disminuir hasta un 80% del calor en el interior. Atención: el aire acondicionado es indispensable en muchas zonas donde el calor es intenso, aunque hay que usarlo de modo responsable (24º es correcto) y no subir el frío al extremo.

 

Hacé un paseíto por la tarde. Cuando hace mucho calor es mejor permanecer a la sombra, en el jardín o balcón, dentro del agua fresquita o bien en casa si tenemos aire acondicionado. Cuando cae el sol o bien ya de noche, con la temperatura más baja, es saludable dar un pequeño paseo para oxigenarse y estimular la circulación. ¡No olvides tu botellita de agua!

 

TIP DIA: ¿Qué hacer ante el golpe de calor? Según informa La Nación, ante el pronóstico de altas temperaturas, el gobierno porteño recomienda tomar los siguientes recaudos para evitar un golpe de calor, que afecta a personas de cualquier edad aunque los grupos de mayor riesgo son los niños -que no manifiestan sus síntomas con facilidad- y los mayores de 65 años. Cuando aparecen síntomas (dolor de cabeza, náuseas, pérdida de conciencia, elevada temperatura, mareos) se recomienda pedir inmediata ayuda médica, y mientras esta llega, hay que trasladar a la persona afectada a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo, procurando que mantenga la cabeza un poco alta. Al mismo tiempo, refrescarla mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca y/o un poco salada.