ENSEÑAR A LOS NIÑOS

A CUIDAR MASCOTAS

Tener una mascota en casa es siempre motivo de alegría para nuestros hijos; en tal sentido, es importante que entiendan la responsabilidad que conlleva tener un animal. Si los niños aprenden a cuidar a una mascota, comprenderla y conocer su singularidad, también será más fácil para ellos socializar, ser empáticos y aceptar la diversidad y las necesidades de quienes los rodean. Para lograrlo, te traemos esta guía que seguramente te será de mucha utilidad

 

  • En primer lugar para que el niño aprenda a cuidar a una mascota es bueno hacerle entender que los animales no son juguetes y, por lo tanto, deben ser tratados con cierto respeto, además de cuidarlos y quererlos.
  • Cuando el niño viola la regla del respeto, por ejemplo al perturbar los momentos de sueño y la tranquilidad de los animales, será bueno explicarle que no puede hacer eso, implementando un castigo o reprimenda en el caso de que esa actitud se repita constantemente.
  • También debemos enseñar a los niños lo que significa cuidar realmente a un animal, mostrándoles todo lo que la mascota necesita. Podemos involucrarlos en la preparación de la comida para su perrito (recordá que en DIA tenemos nuestra propia línea de alimento balanceado), o pedirles que cambien el agua de los recipientes de la mascota. Lo ideal es darle tareas que sean capaces de hacer acordes a su edad.
  • Si están en edad escolar, podemos hacer que nos ayuden con el aseo de la mascota, solicitándoles que cepillen el pelaje de un perro o un gato una vez al mes. Si el niño es más pequeño, podemos mostrarle cómo se baña o se limpia la mascota, pidiéndole que memorice todos los pasos para que pueda hacerlo todo cuando sea grande.
  • Son importantes las etapas del juego y el posible paseo que necesiten los animales, en la que los niños siempre deben estar presentes para apreciar las partes más divertidas de tener una mascota en casa. Enseñemos a nuestros hijos cómo sostener una correa o cómo lanzar la pelota para que el perro la recupere. Esto también servirá como un estímulo para profundizar la amistad entre los niños y la mascota.
  • Dependiendo del animal, es posible que no tengamos que sacarlo a pasear, pero esto no significa que el niño no pueda jugar con él. Siempre debe ser consciente de las limitaciones que tiene su mascota y de cómo adaptarse a ella para poder jugar de manera correcta.

TIP DIA: TAREAS EN FAMILIA. Según la web fundación-affinity.com, repartir las tareas relacionadas con los cuidados del animal es una importante herramienta educativa que puede favorecer el desarrollo del sentido de responsabilidad del niño, potenciar su paciencia y autoestima y ayudarle a entender que otros seres tienen necesidades de alimentación, cuidados y cariño. El primer paso consiste en confeccionar una lista de todas las tareas que hay que cubrir y en qué momento, que podés encontrar en este link. Una vez establecidas las tareas, es importante mostrar al niño la manera correcta de realizarlas. Luego hay que dejar que el niño las repita y que tenga tiempo suficiente para equivocarse y aprender.