ENFRIAR TU CASA SIN

AIRE ACONDICIONADO

Defenderse de las olas de calor a veces resulta tarea difícil. Si no tenés un aparato de aire acondicionado, no te preocupes porque hay trucos sencillos y efectivos para enfriar la casa sin necesidad de instalar costosos equipos. ¡Tomá nota!

 

Hielo y sal: Este es uno de los trucos más populares y efectivos para enfriar la casa. Si tenés un ventilador, cuando lo enciendas poné justo delante de las aspas un bol metálico lleno de hielo y sal gruesa. De esta manera, se refrescará el aire que circula.

 

Mojá las cortinas con agua: Se trata de un truco que utilizaban nuestras abuelas, y que realmente funciona para bajar la temperatura que hay en casa. Simplemente tomá un pulverizador, llénalo con agua fría y mojá las cortinas: la sensación de frescura será perceptible en el ambiente.

 

Regá tus plantas: Si tenés plantas en las ventanas, el balcón o la terraza, aprovechá las horas centrales del día para regarlas; de esta manera, disminuye la temperatura de la fachada exterior y, por lo tanto, la que hay en el interior.

 

Plantá enredaderas: Si te es posible plantar enredaderas, hacelo: funcionará de manera similar a instalar un toldo. Las enredaderas crecen rápidamente y proporcionan una sombra refrescante, mientras reducen la temperatura al bloquear la luz solar que calienta las paredes exteriores.

 

Usá sábanas de algodón: Las sábanas de algodón de colores claros son las mejores para los meses de verano. Un par de horas antes de irte a dormir, ponelas en una bolsita de plástico ligero y guardalas en el freezer. Retiralas y hacé la cama con ellas. ¡Dormirás mucho mejor!

 

Evitá fuentes de calor: Es elemental, pero no descuides este punto. Reducí o evitá

en la medida de lo posible el uso constante de fuentes de calor: horno, planchas, televisión, lámparas… Todos estos aparatos hacen que aumente la temperatura interior.

 

Dormí bajo: El calor tiende a subir; si tu casa tiene dos plantas, tratá de dormir en la baja, o bien colocá el colchón en el piso si el aire se siente más fresco allí.

 

Dejá que entre el aire nocturno: En verano, las temperaturas suelen bajar por la noche. Si este es el caso, aprovechá al máximo estas horas refrescantes abriendo las ventanas antes de irse a la cama. Incluso podés crear un túnel de viento configurando estratégicamente tus ventiladores para forzar la brisa cruzada perfecta. Pero atención: asegurate de cerrar las ventanas y persianas antes de que las cosas se calienten demasiado por la mañana.

 

 

TIP DIA: VERANO EN PUNTA TERRA 

La terraza es un alivio en cuanto cae el sol, pero puede ser un infierno durante el día. “El sol directo recalienta la losa y los ambientes que están debajo de ella. Cuanto más delgada sea la losa, más calor transmite”, explica al diario Clarín Alfonso Fernández de AF Barracas, una empresa especializada en refrigeración. Un remedio es cubrir la losa con pintura reflectante; otro, usar un revestimiento para el piso de la terraza en color claro (como piedra parís) o directamente pintar de blanco.