ENFERMEDAD CELÍACA:

CONOCIENDO AL GASTROENTERÓLOGO

Si pensás que podés tener enfermedad celíaca, ante todo necesitás un diagnóstico hecho por un gastroenterólogo. Te contamos cómo prepararte y qué esperar en tu primera consulta.

Hinchazón en el abdomen, anemia, gases, dolor de estómago, náuseas, fatiga, depresión… Hay una amplia gama de síntomas asociados con la enfermedad celíaca, lo cual puede llevar a que pase cierto tiempo antes de que se realice un diagnóstico preciso: algunos síntomas pueden confundirse con el síndrome del intestino irritable o la intolerancia al trigo, mientras que otros pueden deberse al estrés o al envejecimiento. Si aún así sospechás que tenés esta dolencia pero aún no te la han diagnosticado, deberás consultar a un gastroenterólogo. Este médico se especializa en el tracto digestivo y realizará las pruebas necesarias para diagnosticar la enfermedad celíaca y te aconsejará qué hacer a continuación. Para visitarlo sin temores, te contamos qué va a pasar y cómo prepararte.

 

Tu primera visita al gastroenterólogo: qué esperar

Esta primera consulta será bastante similar a una consulta médica regular. El profesional revisará tu historial médico y realizará un examen físico completo. Si se sospecha enfermedad celíaca, el gastroenterólogo ordenará análisis de sangre para ayudar al diagnóstico de esta dolencia. Una vez recibidos los resultados, el siguiente paso es programar una endoscopia: esto implica pasar un tubo pequeño con una cámara en el extremo hacia la boca, a través del estómago y hacia el intestino delgado. También puede ordenar una biopsia (muestras de tejido) extraída del intestino delgado para confirmar el diagnóstico de enfermedad celíaca.

 

Cómo prepararte para tu primera visita: 

No cambies tu dieta. Lo más importante, si pensás que podés tener enfermedad celíaca, es no modificar tu dieta. Si comenzás de antemano una dieta libre de gluten, los análisis no serán precisos. Por lo tanto, es muy importante seguir comiendo gluten durante todo el proceso de diagnóstico; si bien puede ser difícil e incómodo, es esencial para tu salud a largo plazo. Como pauta general, la recomendación es comer algo de gluten en más de una comida todos los días durante al menos seis semanas antes del análisis, siempre bajo la estricta supervisión de tu médico.

Llevá a la consulta los exámenes que creas puedan aportar datos. Si te hiciste algún análisis de sangre reciente (u otro similar) y previo a tu primera visita al gastroenterólogo, asegurate de llevarlo a la consulta. Todos los detalles ayudan.

Conocé y compartí tu historial médico familiar. Saber si la enfermedad celíaca existe en tu familia puede ayudar a tu médico a hacer el diagnóstico correcto: cuando hay antecedentes familiares de esta enfermedad, las pruebas se realizarán más rápido.

Preparate para describir tus síntomas con precisión. Los pacientes deben estar listos para contarle al médico sus síntomas; para ayudarse, muchas personas encuentran que escribir sus síntomas la semana anterior a su cita les ayuda a recordar más detalles. No te olvides de incluir hasta el síntoma más pequeño: a veces las pistas de la enfermedad están en minucias que los pacientes ni siquiera consideran dignas de hablarse con el médico.

 

Qué preguntar luego del diagnóstico

¿Cuán estricto es estricto? El tratamiento fundamental para la enfermedad celíaca es seguir una dieta libre de gluten. Pero aún quienes toman su medicación al pie de la letra pueden no ver el daño que provoca darse el gusto de comer su dulce favorito de vez en cuando. Pedile a tu médico que te explique cómo y por qué la dieta libre de gluten te ayudará a mantenerse saludable.

¿Cuál es la diferencia entre «eliminar» y «evitar»? Algunos médicos pueden decirte que «evites» el gluten, pero incluso las más pequeñas cantidades bastan para causar problemas. Asegurate de preguntar todo lo que necesites para tener respuestas precisas y claras.

¿Cuánto tiempo pasará antes de que tu intestino sane? La enfermedad celíaca daña el intestino, que solo puede sanarse a sí mismo una vez que se elimina el gluten de la dieta. Consultá con tu gastroenterólogo acerca de qué podés consumir y qué no mientras te dure la inflamación intestinal.

TIP DIA

Consulta temprana y diagnóstico precoz, las claves. La celiaquía es la enfermedad crónica intestinal más frecuente en Argentina: se calcula que alrededor de 400.000 personas pueden ser celíacas y según revelan estudios oficiales, la prevalencia es mayor en los niños. Por lo general, es más común que se presente en mujeres que en varones, aunque el dato más importante es que se estima que por cada celíaco diagnosticado hay 8 que todavía no lo saben. Cuando la enfermedad no es tratada a tiempo, puede derivar en complicaciones como osteoporosis, anemia, desnutrición y abortos espontáneos. Por eso, la consulta temprana con el gastroenterólogo y el diagnóstico precoz es clave para asegurar un tratamiento oportuno y mejorar la calidad de vida de los pacientes.