EL SÍNDROME DEL OJO SECO:

QUÉ ES Y CÓMO PREVENIRLO

Este problema ocular provoca molestias y picazón y ocurre cuando apenas parpadeás por estar mirando fijamente la pantalla de tu computadora. Afortunadamente, este síndrome puede diagnosticarse y tratarse con un alto grado de eficiencia. Te contamos su origen, sus síntomas y qué podés hacer para prevenirlo.

La tecnología digital, con sus pantallas de alta definición, vino a facilitarnos la vida. Pero no sin un precio. Y es la vista quien se lleva la peor parte. A lo largo del día, quienes trabajan con computadoras pasan un promedio de 7,5 horas con la vista fija en una pantalla; unas 1800 horas al año sin quitar los ojos de un punto demasiado cercano, siempre a la misma distancia y con exceso de luz… estas condiciones provocan el así llamado síndrome del ojo seco, que según investigaciones recientes se produce especialmente en mujeres premenopáusicas y menopáusicas, y en pacientes que consumen ciertos fármacos, como antidepresivos.

LAS CAUSAS. Según explicó a lanacion.com la especialista del Hospital Italiano, Eliana Segretin, este mal se produce por una falla en la película lagrimal que cubre la superficie del ojo, responsable de mantenerlo hidratado. “Es cada vez más habitual por la creciente contaminación ambiental y la exposición prolongada frente a la computadora”, señala. Su colega, la oftalmóloga Carla Vitelli, nota un incremento en el número de personas que sufre esta dolencia. “Con el ritmo de vida actual, con mucha lectura y computadora se genera una mayor atención visual, nos concentramos en la tarea y disminuye la frecuencia de parpadeo, que es un reflejo involuntario que permite que la película lagrimal humedezca la superficie corneal del ojo y de ahí que aparezcan cada vez con más frecuencia los síntomas de ojo seco”, explica.

LOS SÍNTOMAS. Sensación de arenilla en los párpados, picazón, ardor: aunque estas señales son parecidas, esto no debe confundirse con la fatiga visual. Los síntomas suelen presentarse cuando pasamos mucho tiempo ante el ordenador, pero también estudiando con apuntes o manejando en la ruta. Son actividades que exigen una gran concentración y pueden producir visión borrosa, dolor de cabeza, lagrimeo y problemas de enfoque, además de irritación y sensación de sequedad en los ojos. Ante estos síntomas, lo mejor es dar un descanso a nuestra vista y cambiar el horizonte. Por ejemplo, mirar a lo lejos durante unos minutos cada dos horas, a fin de relajar la musculatura ocular.

CÓMO PREVENIRLO. Además de dar un descanso a los ojos cada 20 minutos, es de importancia vital crear en el ambiente donde usemos la computadora las condiciones óptimas para preservar nuestra salud ocular y, ante cualquier molestia, consultar al oftalmólogo para que determine el origen de la enfermedad y aplicar un tratamiento adecuado. A continuación, te pasamos unos consejos que pueden resultarte útiles tanto para prevenir como para disminuir los síntomas de esta moderna dolencia.

• Colocá la pantalla de tu PC o laptop paralela al plano de los ojos y a unos 50 centímetros de tu cara.
• Evitá que se produzcan reflejos en el monitor que te molesten para ver o leer; por ejemplo, no lo ubiques directamente ante una ventana o fuente de luz.
• Evita también que la fuente de iluminación principal incida sobre tus ojos. En cuanto a qué tipo de luz elegir, optá siempre por la blanca.
• Regulá el enfoque y la iluminación de la pantalla.
• Mantené siempre limpio el monitor, para no forzar la vista intentando leer entre salpicaduras o manchas.
• Procurá que en tu lugar de trabajo haya un nivel agradable de humedad y temperatura ambiental.
• Ventilá el ambiente laboral sin que se formen corrientes bruscas de aire que aceleren la sequedad del ojo.

TIP DIA: Comer sano y variado también es clave para aliviar el síndrome del ojo seco. Los alimentos ricos en vitaminas C y E (cítricos, frutillas, almendras y semillas de girasol), zinc (ajo y lentejas), luteína (presente en espinacas, brócoli, espárragos, acelga) y ácidos grasos Omega 3 (salmón, sardina, atún, trucha) son ideales para mantener la salud visual. Estos nutrientes ayudan a prevenir los problemas visuales relacionados con la edad, las cataratas y el ojo seco.