EJERCICIOS PARA

ELIMINAR TOXINAS

Gran parte de nuestra salud depende de la capacidad del cuerpo de eliminar todas las toxinas y residuos que dificultan el buen funcionamiento del organismo. Un cuerpo libre de toxinas, con un sistema digestivo limpio y saludable funciona mucho mejor. Ahora bien, esto no se limita necesariamente a beber mucha agua y seguir una dieta rigurosa: hay que hacer ejercicio. El ejercicio acelera la respiración, promueve la circulación sanguínea y aumenta la producción de sudor, factores que promueven la liberación de toxinas. Te mostramos a continuación qué tipos de ejercicio son los mejores para desintoxicarte: ¡practicalos y vas a notar la diferencia!

Ejercicio aeróbico. En general, cualquier ejercicio aeróbico de baja intensidad que aumente la frecuencia cardíaca y cause una respiración más profunda es un método recomendado. Los ejercicios apropiados van desde bailar y andar en bicicleta hasta trotar y nadar. Se recomienda entrenar de modo constante y a un ritmo promedio, ni muy suave ni muy intenso.

Saltos. Saltar o rebotar en un mini trampolín (técnica conocida como rebounding) es otra forma de ejercicio que fomenta la liberación de toxinas. El movimiento de bajo impacto estimula los ganglios linfáticos, que funcionan como filtros de sustancias nocivas y combaten las infecciones. Solo se necesitan 20 minutos en el trampolín dos o tres veces por semana para que esta forma de eliminación de toxinas funcione.

Yoga. Hacer yoga puede a que tu cuerpo se sienta más limpio por dentro y más energético por fuera. Existen posturas específicas beneficiosas para la desintoxicación de ciertos órganos. Te proponemos tres muy simples para que practiques en casa:

• Postura de la silla giratoria. Comenzá sentándote en el piso con los pies juntos y doblá las rodillas como si estuvieras en una silla. Tus rodillas deben estar alineadas con el centro de tus pies. Colocá las palmas de las manos juntas en posición de oración en el centro de su pecho antes de llevar tu codo derecho a la rodilla izquierda: apretá los omóplatos y dejá que tu pecho se abra. Luego repetí con el otro brazo. Esta postura estimula el hígado, el bazo y el sistema digestivo, al tiempo que trabaja para mejorar la columna vertebral y tonificar los abdominales.

• Postura del sabio. Sentate en el piso con ambas piernas estiradas. Doblá tu pierna izquierda hacia vos y girá tu torso hacia tu rodilla izquierda. Con tu brazo derecho, rodeá esa rodilla haciendo que descanse en el doblez del brazo. Descansá en esta posición y hacé varias respiraciones antes de cambiar de lado, y tu cuerpo eliminará naturalmente cualquier impureza. Dado que los músculos abdominales quedan apretados con esta postura, se estimulan los riñones y el hígado; a medida que practicás esa posición, la sangre fluye hacia los órganos, lo que inicia la desintoxicación.

• Postura del soporte del hombro. Recostate en el piso y luego colocá ambas manos en tu zona lumbar, a cada lado de la columna vertebral, y lentamente subí los pies hasta que tus pies queden a la altura de los hombros. Mantenete en esta posición y hacé algunas inspiraciones y espiraciones antes de volver a bajar las piernas y volver a tu posición original con tu cuerpo tendido en el piso. Esta posición drena cualquier líquido linfático acumulado desde las piernas hacia la mitad superior del cuerpo, acercándolo al corazón y facilitando que el cuerpo lo expulse.

TIP DIA: Otro elemento clave entre las principales soluciones naturales del cuerpo para deshacerse de las toxinas es el sudor. Pero atención: una mayor cantidad de sudor no significa necesariamente que el cuerpo elimine más toxinas. El exceso de sudor puede ser causado por el sobrecalentamiento o el consumo de alimentos picantes y puede provocar deshidratación. Por eso es tan importante beber agua con regularidad, especialmente mientras te ejercitás: recordá que en DIA te ofrecemos nuestra agua mineral, ¡con la mejor calidad y al mejor precio!