Ejercicios fáciles

PARA TU FLEXIBILIDAD

Mantenernos flexibles es un hábito saludable que deberíamos cultivar cada día, pues nos brinda una mejora a la hora de ejercitar y realizar cualquier actividad ya que hace que el doblarnos, andar o levantar peso resulte más fácil. Te proponemos una sencilla rutina diaria de ejercicios para sentirte más flexible: es breve, simple y podés hacerla en cualquier lugar. ¡Practicala y vas a notar los cambios!

 Ejercicio para trabajar la parte inferior de la espalda. Nos tiramos en el suelo boca arriba y levantamos una pierna hasta formar un ángulo recto. Después, doblamos la rodilla y la acercamos suavemente al pecho, abrazándola con nuestros brazos para ejercer más presión. Mantenemos la posición durante 20-30 segundos y repetimos el ejercicio con las dos piernas.

Ejercicio para trabajar piernas y muslos. Nos sentamos una silla con la espalda recta y los pies juntos en el suelo. Apoyamos los brazos en ambos lados de la silla, inspiramos y levantamos lentamente una pierna hasta colocarla paralela al suelo mientras expiramos. Mantené esta posición durante cinco segundos y después bajá la pierna hasta volver a la posición inicial. Repetí el ejercicio con la otra pierna.

Ejercicio para trabajar la flexibilidad del cuello. Movemos la cabeza lentamente de un lado hacia otro, y luego de adelante hacia atrás. Atención: es muy importante no hacer giros bruscos para evitar lesionarnos. Podemos realizar este movimiento varias veces al día.

Ejercicio para trabajar los hombros y el pecho. Nos ponemos de pie y dejamos caer los brazos. Luego los elevamos lentamente hasta formar una cruz con nuestro cuerpo y los movemos de forma circular despacio y en ambos sentidos.

Ejercicio para mejorar las lumbares. Nos colocamos parados frente a una pared, con un pie más adelante que el otro. Apoyamos ambas manos contra la pared, dejando caer sobre ellas todo el peso del cuerpo. Vamos a notar tensión en la parte posterior de la pierna que hemos dejado atrás. Repetimos el ejercicio con la otra pierna.

Ejercicio para trabajar espalda y cadera. Apoyamos el brazo derecho sobre la pared y flexionamos hacia atrás la pierna izquierda, agarrando el pie con una mano y empujando suavemente. Repetimos el proceso con la otra pierna.

Para obtener buenos resultados es recomendable realizar estos ejercicios durante 20-30 segundos y un mínimo de dos veces por semana. No utilices pesas y realizá movimientos lentos, aprovechando los momentos en los que los músculos estén más relajados.

TIP DIALA CONSTANCIA ES LA CLAVE. ¿Por qué mejorar la flexibilidad? Si somos más flexibles, cada movimiento se verá facilitado, la circulación sanguínea será más fluida y los músculos recibirán oxígeno y nutrientes en tiempo y forma. La clave está en ejercitarse seguido: “La flexibilidad está determinada por la estructura morfológica de cada persona y por sus aspectos biomecánicos. Pero es posible incrementarla con sólo ejercitarla a diario”, explica a Clarín el personal trainer Fede Delpiano, y añade: “Por eso, la flexibilidad no debe quedar afuera de cada sesión de entrenamiento. Así como entramos en calor y volvemos a la calma, hacer ejercicios que permitan ganar movilidad articular y elasticidad muscular será la clave para el progreso”.