DESCONECTARTE

EN TUS VACACIONES

Nuestra era impulsada por la tecnología está comenzando a provocar graves efectos secundarios: uno de ellos es que nos hemos obsesionado con el trabajo. Si bien es cierto que nuestros teléfonos, tablets y laptops pueden servir como espacios de entretenimiento, educación y juego, para mucha gente también son una excusa para extender el ambiente laboral… si te resulta difícil desconectarte de tus dispositivos mientras estás de vacaciones, te traemos estos útiles consejos para ayudarte a descansar sin obsesiones electrónicas.

Dejá todo listo. Trabajar un par de horas extra todos los días antes de tus inminentes vacaciones puede ayudar a eliminar la ansiedad. Al dedicar ese tiempo para adelantar trabajo, podés asegurarte de que para el momento en que regreses no te habrás perdido nada ni habrás dejado tareas atrasadas.

Limpiá tu bandeja de entrada. Ponerte al día respondiendo e-mails, tweets, actualizaciones de redes sociales, mensajes, cartas y consultas antes de irte también puede ayudar a disminuir cualquier preocupación no deseada. Atender tu bandeja de entrada y responder a las llamadas de última hora son acciones que te darán la tranquilidad de gozar de tus vacaciones y encontrarte con una agenda limpia.

Programá un anuncio automático de vacaciones en tu e-mail. Es un elemento muy eficaz para avisar que estás descansando. Redactá tu anuncio de forma breve y coloquial, programalo el día previo a tu salida y desactivalo al segundo día de tu vuelta al trabajo, para evitar una invasión de mails justo el día de retorno. Arreglá con alguna persona para que te reemplace (o en el peor de los casos, te avise) en caso de que surja algún asunto muy urgente.

Poné celulares, tablets y laptops en modo avión. Una forma muy eficaz de mantenerse en contacto con las llamadas telefónicas, pero no con la conexión Wi-Fi, es la configuración conocida como «Modo avión». La misma te permitirá usar funciones básicas como tomar excelentes fotos mientras te mantiene alejada de pasar horas y horas navegando por Internet y las redes sociales.

Disfrutá de tus vacaciones. Tené siempre presente que estás de vacaciones. Recordá que tomarte este descanso de los 365 agotadores días es una recompensa por todo tu duro trabajo que además es muy saludable, según informan muchos estudios médicos. Maximizá tu experiencia de vacaciones revisando las actividades, excursiones y recorridos de tu destino que podés compartir junto con amigos y familiares.

Reservate 15 minutos antes de acostarte. A veces simplemente no hay forma de desconectarse. No te sientas culpable: si realmente necesitás chequear cómo va un problema o attender una llamada perdida reciente, hacelo justo antes de irte a dormir o al final del día. Tratá de establecer límites y reservar horarios para resolver cualquier problema.

Hacé actividad física. No importa de qué deporte o actividad se trate. Hacer ejercicio en vacaciones aporta beneficios como la reducción del estrés y del riesgo cardiovascular, además de la mejora de las relaciones personales y el humor. Sin embargo, para que sus beneficios sean efectivos no se debe abandonar la rutina tras este período.

TIP DIA: Para obtener un buen descanso, los expertos recomiendan tomarse al menos dos semanas seguidas de vacaciones. Encarna Maroño, directora de la consultora de recursos humanos Adecco, asegura en el diario español El Mundo que tres semanas seguidas de descanso serían lo ideal y dos semanas -seguidas- lo recomendable. “En 15 días te da tiempo a desconectar, a relajarte, a cuidarte, a divertirte y a volver con ganas para reencontrarte con el trabajo y con tus compañeros”. Maroño añade que si no se tiene un buen descanso en vacaciones y se sigue conectado desde la distancia al trabajo, no se volverá con las mismas ganas. “Cuando se está relajado es cuando todo fluye, y es cuando te vienen las mejores ideas, cuando estás más creativo y cuando a lo mejor encuentras la solución que estabas buscando”, explica esta profesional.