DEPORTES PARA

TODAS LAS EDADES

El verano es un gran momento para practicar deportes, en particular para los chicos: aquí te contamos cómo encontrar las actividades y el lugar adecuados para ellos, según su edad y sus gustos.

 

Si querés que tus hijos den sus primeros pasos hacia la saludable costumbre de hacer actividad física, los deportes y el ejercicio son un gran comienzo. Con tu aliento y apoyo, es probable que algunos deportes despierten el interés de tus hijos. A continuación, te contamos qué tenés que tener en cuenta para ayudarlos a elegir.

 

De 2 a 5 años: A esta edad, los niños pequeños comienzan a dominar muchos movimientos básicos, pero son demasiado jóvenes para la mayoría de los deportes organizados: en general estos no les aportan ninguna ventaja a largo plazo en términos de rendimiento deportivo. Para los chicos en este grupo de edad, el juego libre suele ser lo mejor: correr, saltar (en largo o en alto), arrojar y atrapar una pelota, nadar, andar en triciclo o bicicleta, trepar y escalar en juegos infantiles… el placer de jugar y moverse, solos o en grupo, es el primer paso hacia un posible interés por algún deporte cuando sean más grandes.

 

De 6 a 9 años: A medida que los niños crecen, su visión, capacidad de atención, coordinación motora y diversas habilidades -como tirar a distancia- mejoran perceptiblemente. También son más capaces de seguir instrucciones. Los deportes y actividades más apropiados para este grupo incluyen fútbol, carreras, gimnasia, tenis, artes marciales, danza, saltar a la soga, patinar, hacer excursiones o trekking.

 

De 10 a 12 años: A esta edad los chicos han crecido y tienen una visión más madura y la capacidad de comprender y recordar estrategias deportivas. Por lo general, están listos para practicar deportes de habilidades complejas, como fútbol, ​​básquet, hándbol, rugby, hockey y voleibol, sin olvidar las artes marciales ni la danza. Sin embargo, tené en cuenta que los brotes de crecimiento de la pubertad pueden afectar temporalmente la coordinación y el equilibrio de un niño. Independientemente de los deportes en los que participen, asegurate de que tus hijos tengan una base adecuada de técnica y movimiento, algo a lo que pueden ayudar profesores y entrenadores deportivos en clubes, escuelas, etc.

 

De 14 a 18 años. El deporte les sirve para aliviar las inevitables tensiones con el entorno cercano y para entablar una relación saludable con su propio cuerpo. Entre los 14 y los 16 añospueden comenzar a practicar deporte con el peso de su propio cuerpo. También les favorece el trabajo aeróbico en gimnasio (clases de baile, spinning). siempre supervisados por un experto. La natación contribuye a moldear el cuerpo, lograr una correcta postura y evitar problemas óseos. Mientras en el caso de las mujeres la publicidad suele mostrarlas delgadas y esbeltas, entre los varones triunfa el chico con los músculos bien definidos. Los expertos advierten del riesgo de un trabajo excesivo: entre los 16 y los 18 pueden usar barras o mancuernas, pero sin levantar más de un tercio del peso de su cuerpo.

 

Deportes de contacto: ¿sí o no? Antes de permitir que tus hijos participen en un deporte de contacto, tomá en cuenta su edad, madurez y tamaño. ¿Pensás que el contacto físico, la agresividad y la competencia que conllevan serán apropiados para el desarrollo de tus hijos? ¿Creés que van a disfrutarlo? Debido a que los niños entran en la pubertad a diferentes edades, puede haber diferencias físicas muy marcadas entre niños del mismo sexo: los que compiten contra otros que son más maduros físicamente (o de mayor tamaño) corren mayor riesgo de lesiones.

 

Considerando opciones. Cuando compares deportes, pensá en lo siguiente:

 

  • ¿Cuánto disfrutarán tus hijos esta actividad?
  • ¿Este deporte alienta el desarrollo de habilidades apropiadas para la edad?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a explorar diferentes opciones?

 

Procurá evitar la especialización temprana en un solo deporte. Centrarse en una sola cosa puede dificultar que tu hijo pruebe todas sus habilidades y experimente otros deportes agradables, sin contar que también puede causar estrés y agotamiento.

 

TIP DIA: Objetivos para toda la vida. Procurá tener una actitud positiva y alentadora con tus hijos; enfatizá el esfuerzo, las mejoras y el disfrute grupal sobre el triunfo como único objetivo o el lucimiento personal. Asistí a eventos y prácticas según lo permita tu horario, y si practicás deporte, tratá de predicar con tu propio ejemplo… Una de las metas más importantes es encontrar actividades que tus chicos disfruten y que fomenten una vida entera de mantenerse activos y en forma.