CÓMO SUMAR FIBRA

al menú familiar

Con la salud familiar como prioridad en la agenda, asegurarse de lo que ponemos sobre la mesa todos los días es de absoluta importancia. Y ahí es donde entra la fibra. La fibra desempeña un papel clave en nuestro cuerpo, desde mantener un intestino sano hasta ayudar a reducir el colesterol en la sangre y mantener a toda tu familia dentro de los límites de peso adecuados. ¡Conocela y sumala a tus comidas!

¿Qué es exactamente la fibra? Se trata de un nutriente presente en los alimentos de origen vegetal. A diferencia de otros nutrientes, es resistente a la digestión y absorción en el intestino delgado. Puede ejercer un papel destacado ayudando a que los alimentos pasen a través de tu sistema digestivo y a deshacerte de lo que no necesitás. Las legumbres, frutas, verduras, hortalizas y cereales son fuentes de fibra.

¿Por qué es importante? Las dietas altas en fibra pueden ayudar a mantener tu sistema digestivo saludable, protegerlo contra enfermedades coronarias, reducir el colesterol, estabilizar los niveles de glucosa y reducir el riesgo de diferentes tipos de cáncer, en particular de colon. Comer alimentos ricos en fibra también puede ayudar si estás tratando de perder peso, ya que te hacen sentir llena por períodos más largos. Por tal motivo, es importante sumarla a la dieta familiar.

Cómo sumar fibra a la dieta familiar. A continuación te proponemos formas de incorporar fibra en las comidas cotidianas de modo que resulte agradable para toda la familia. Igualmente, no olvides consultar siempre con tu médico general o nutricionista para estar bien informada y asesorada.

• Serví frutas y verduras sin pelarlas, principalmente porque la capa externa es rica en fibra.

• En lugar de beber jugos de frutas, elegí comer frutas enteras, ya que contienen más porcentaje de fibra.

• Al preparar licuados o jugos de frutas, agregá trocitos de frutas para preservar su valor nutricional y contenido de fibra.

• Asegurate de darle a tu familia pan blanco y negro (multicereal, de centeno o salvado de trigo) e incentivá a todos a elegir la variedad integral más a menudo. Tratá de desarrollar este hábito a temprana edad con tus hijos, ya que aumentará así su ingesta de fibra.

• Al preparar pasta o granos, usá fideos de harina integral y otros cereales como trigo burgol y arroz integral de vez en cuando, para variar el menú. ¡Hay muchas y deliciosas combinaciones para todos los gustos!

• Incorporá legumbres como lentejas, porotos y garbanzos como parte de la comida principal unas dos o tres veces por semana.

TIP DIA: Una buena manera de hacer de la fibra parte de la dieta diaria de tu familia es preparar refrigerios de vegetales crudos (bastoncitos de apio o zanahoria, por ejemplo) durante el día. Podés cortarlos en formas agradables y ponerlos en las viandas de tus chicos si comen en la escuela o servirlos en casa, antes de la comida y con un dip de queso crema.