CÓMO DISFRUTAR EL VERANO:

8 CONSEJOS PARA PADRES

Para los padres que trabajan y que no tienen tiempo libre en el verano, este período del año significa hacer horas extra para descubrir cómo mantener a sus hijos seguros, ocupados y sin problemas. Aquí te dejamos algunas sugerencias a tener en cuenta para no enloquecerse cuando las cosas no funcionan tan bien como quisieras.

Consejo # 1: Recordá que no es st trabajo evitar que tus hijos experimenten aburrimiento. El aburrimiento es una parte inevitable de la vida, especialmente para los niños. También es un maestro importante. Si dejás que tus hijos se sientan aburridos y no saltás inmediatamente para «arreglarlo», entonces tendrán la oportunidad de aprender cómo encontrar algo que hacer y cómo estar solos. También percibirán que no siempre pueden ser el centro de tu universo. Estas son lecciones que los beneficiarán por el resto de sus vidas. Si tus hijos no saben cómo divertirse solos, dependerán cada vez más de los demás para entretenerlos.

Consejo # 2: Un buen verano puede incluir tanto el trabajo como el juego. Muy a menudo los padres se sienten culpables de no pasar suficiente tiempo con sus hijos. Como resultado, los consienten con demasiadas cosas materiales, videojuegos y televisión, y dejándolos acostarse tarde para acostarse. En muchas partes del mundo, los niños trabajan codo a codo con sus padres y parientes y se divierten mucho haciéndolo. El verano es un buen momento para dejar que sus hijos ayuden más en la casa y que TODOS puedan hacer algo divertido juntos.

Consejo # 3: No relajes demasiado las reglas y rutinas. Que ahora no haya una escuela a la que ir a toda prisa por la mañana no significa que los padres deban abandonar las estructuras usadas durante el año escolar. La mayoría de los padres todavía tienen que ir a trabajar y aún necesitan tiempo para estar solos con su pareja u otros adultos; si los chicos se acuestan más tarde, la falta de sueño los pondrá aún más irritables al día siguiente. Tené en cuenta que los niños se sienten contenidos cuando los padres les brindan amor, pero también firmeza y estructura. No hay que sentirse presionados ni dejar que la culpa te fuerce a dejar que los chicos se acuesten más tarde o se queden indefinidamente frente a la pantalla.

Consejo # 4: Procurá que la lectura esté integrada en la rutina diaria. Leer libros y revistas es una actividad que los niños pueden hacer cuando están aburridos, y es una rutina ideal para el verano. Las bibliotecas son lugares importantes para explorar porque los niños pueden probar una docena de libros gratis y descubrir lo que más disfrutan. En general, cuando se les pregunta a los niños por qué no leen, dicen que es porque no encuentran los libros que les gustan. La libertad de elección es el gancho para motivarlos y entusiasmarlos: no importa que los libros sean sobre ídolos deportivos, insectos o fantasmas y vampiros. Leer historietas todavía cuenta como lectura, especialmente en verano.

Consejo # 5: Asegurate de que tus hijos pasen tiempo en la naturaleza.
Tratá de pasar tanto tiempo afuera como el clima lo permita. Dado que los niños pasan la mayor parte del año escolar sentados en el aula, el verano es el momento de salir y hacer del ejercicio un hábito diario. Jueguen al aire libre, hagan fuertes, cuiden el jardín, salgan a pasear, jueguen con agua aún sin pileta, observen insectos, hagan collages con hojas, ramitas y flores… ¡El cielo es literalmente el límite!

Consejo # 6: Agregá actividades creativas al verano. Durante el año escolar, la mayoría de los niños se quejan de que no tienen suficiente tiempo para jugar. El verano es el momento perfecto para resaltar el arte y la artesanía, los crayones y pinturas, las tijeras y el pegamento. Si te es posible, dedicá una habitación (o parte de ella) que pueda permanecer «desordenada» para que las ideas creativas se realicen allí cuando el clima no permita salir a jugar afuera. Poné música en la casa y dejá que bailen, canten y jueguen. Animá a tus chicos a que escriban y hagan una obra de teatro o un concierto. Además de muchas ideas, hay sitios educativos en la web que ofrecen música para niños junto con actividades gratuitas.

Consejo # 7: Contactate con otros padres, familiares y amigos y pásense tips. Es probable que todos los papás escuchen las mismas quejas que vos («Estoy muuuy aburrida/o»), así que es bueno intercambiar información con otros padres de lugares para visitar o actividades infantiles para realizar en la ciudad y turnarse para recibir a los chicos en casa una vez por semana, a fin de darse una necesaria noche libre. También podés organizar un picnic con varias familias en un parque o plaza (también en la playa o donde estés de vacaciones) para que los niños puedan jugar juntos y los padres puedan relajarse.

Consejo # 8: Recordá el panorama general y escuchá tus propias necesidades. Uno de los mejores regalos que podés ofrecer a tus hijos es tu propia sensación de felicidad y bienestar. Cuídate. Dormí lo suficiente. Date un descanso. Salí a caminar. Relajate. Procurá que aprender, amar y vivir el momento sean tus máximas prioridades. Prestá atención a los momentos positivos para compartir alegrías y elogios: las familias obtienen mejores resultados cuando todos (incluidos los adultos) se sienten apreciados. Hacete tiempo para estar sin los niños y cuidarte a vos y a tus relaciones adultas. Las familias a menudo no están acostumbradas a estar juntas TODO el tiempo; alterná momentos de estar juntos y separados, y momentos tranquilos con otros más activos.