COMER SALUDABLE

EN INVIERNO

Al llegar el frío, bien abrigados y con la estufa en casa, es fácil entrar en un estado confortable que involucra alimentos ricos en grasas, muchas series en la tele y el sofá. Pero estos placeres invernales no son lo ideal si lo que se busca es cuidar la línea; aquí te proponemos una lista de alimentos tan sabrosos como saludables y bajos en calorías -¡que podés encontrar fácilmente en DIA!- para llegar a la primavera con vitalidad y energía.

Avena: En copos, caliente y suave, es el desayuno invernal perfecto. Es ideal para perder peso porque tiene toneladas de fibra prebiótica, la cual no solo ayuda a mantener el estómago lleno por más tiempo, sino que también ayuda a estimular el metabolismo para quemar grasa. Además, las frutas de invierno y las nueces son un gran complemento para la avena, sumándole sabor y valor nutritivo.

Coles: Estos vegetales forman parte de la familia de las crucíferas, como el repollo, la coliflor, el brócoli, los repollitos de Bruselas y el kale, que además de saciar el hambre te aportan vitamina C y antioxidantes.

Cítricos: Limones, pomelos, bergamotas, naranjas y mandarinas también están en temporada. Estas deliciosas frutas bajas en calorías ayudan a hidratarte y contienen vitamina C, que te da energía y refuerza tu sistema inmunológico.

Espinaca: Posee vitamina C, vitamina A y hierro. Este último mineral está ligado a la actividad de los linfocitos, mejorando su acción inmunológica frente a agentes externos como virus y bacterias. Es mejor consumirlas crudas en ensaladas; si te gustan cocidas, hacelas hervidas al vapor.

Zapallos y calabazas: Ambos son típicos del inviernos y definitivamente te llenan sin agregar demasiadas calorías a tu dieta: una taza de calabaza en cubos solo tiene 63 calorías.

Guisos: Un plato placentero y muy sano, sobre todo si es vegetariano y a base de hortalizas (cebolla, zanahoria, zucchini, apio, puerro, ajo, etc.), aunque también puede llevar legumbres (porotos, lentejas, garbanzos) en cantidad moderada. Eso sí: evitá los embutidos, papas, batatas, arroz y fideos.

Sopa de pollo: En general, la sopa tiene pocas calorías pero llena bastante. El pollo (sin la piel) es una carne magra, aporta proteínas y su caldo -que puede incluir hortalizas- es un gran ingrediente para disfrutar en el invierno.

TIP DIA: Los alimentos frescos son vitales para la dieta invernal. “Por más que tengas frío, no dejes de incluir una ensalada por día, para aportar a tu organismo los nutrientes que otorgan fundamentalmente las frutas y verduras crudas”, explica a Clarín la licenciada en nutrición Alicia Crocco (https://goo.gl/64wUmJ)