COMBATIR EL STRESS

DE TRABAJAR EN CASA

En estos días, son cada vez más las personas que –si ya no lo hacían antes- han trasladado su oficina al living de su casa. El home office o teletrabajo hoy es una realidad, y aunque parezca muy cómodo el hecho de poder trabajar desde casa, lo cierto es que en ocasiones también genera un gran estrés. Si crees que la situación te está afectando, te damos algunos sencillos tips para llevarlo mejor.

 

 

HORARIO Y RUTINA

Lo primero es establecer una rutina y marcar los límites del horario de trabajo. Podés seguir el horario habitual que hacías en la oficina o negocio; por ejemplo de 8 a 16 hs. Aprovechá la tarde para estar con tus hijos, leer, hacer yoga… ¡Cuidate y disfrutá de los tuyos!

 

VESTIMENTA

Duchate, maquillate (si corresponde), peinate, ponerte perfume / colonia y vestite como si fueras a la oficina o una reunión. Vestirte bien te hace sentir mejor.

 

ESTRUCTURA

Imponete la disciplina de iniciar un «día de trabajo», ya sean las 6 AM o el mediodía. Cuando te hayas levantado y vestido, caminá un poco: eso equivaldrá a tu viaje. Luego andá a tu “oficina” en casa con una buena taza de té o café, una botella grande de agua y acomodate. Entonces sí, cambiá tu mentalidad al modo de trabajo y comenzá la tarea diaria.

 

MOVIMIENTO

Hacé lo posible por moverte. Pasar varias horas sentados frente a la computadora impide un adecuado retorno venoso y hace que los músculos se tensen. Una vez por hora, levantate y camina durante 5 minutos.

 

OBJETIVOS Y RECOMPENSAS

Fijate metas pequeñas y alcanzables. No intentes hacer demasiado al mismo tiempo. Enfocate en un tema a la vez y terminalo, luego recompensate con un descanso para tomar café o colgar la ropa.

 

RESPIRACIÓN

La respiración es el acto más relevante y el que mejor refleja cómo estás, física y emocionalmente. Si en algún momento notás que estás por perder el control, respirá de manera profunda para llevar más oxígeno a tus neuronas: te hará sentir mejor.

 

CONTACTO

Mantenete en contacto con tus colegas. Muchas empresas tienen reuniones en línea todos los días, incluso si no necesitan hablar. Estos chats son constructivos y creativos, e inspiran un nuevo tipo de camaradería durante estos días difíciles.

 

NIÑOS

Si sos una madre/ padre que trabaja desde casa por primera vez y tenés niños pequeños corriendo y gritando por la casa, no los retes: hablá con ellos, poné reglas y hacé que te ayuden. Explicales que estás en tu «nueva» oficina y que jugarás con ellos a la hora del almuerzo, o cuando estés «en casa» luego de trabajar.

 

COMIDA

No pases hambre. Desayuná y almorzá adecuadamente, sin olvidar colaciones y meriendas; no te saltees las comidas, ya que necesitás un sustento regular. Si tenés un jardín, salí a caminar un rato luego de cada comida.

 

HIDRATACIÓN

La hidratación es clave para estar más a gusto con el teletrabajo. Uno de los principales síntomas del estrés es tener la boca seca: asegurate de tomar 2 litros de agua diarios. También podés optar por infusiones y jugos naturales.

TIP DIA: CALENTAMIENTO LABORAL. Mantener hombros relajados y codos doblados a 90º para que la espalda no sufra, procurar que la pantalla esté a la altura de los ojos para evitar la extensión de las cervicales, no cruzar las piernas para no comprimir el sistema nervioso y circulatorio y hacer que los pies estén en el suelo o sobre un reposapiés (que podemos improvisar con una caja de zapatos) son consejos para seguir al hacer home office. Pero el principal es moverse: es común sentir frío cuando estamos mucho rato quietos: “Si nos movemos constantemente, contraemos músculos que hacen que nuestro sistema circulatorio fluctúe y repartimos el calor por el cuerpo”, explica a Clarín el fisioterapeuta catalán Ismael Martí.