ALIMENTOS TÓXICOS

PARA GATOS

Si tenés un felino en casa, ¡esto te interesa! Descuidar la alimentación de nuestra mascota puede causarle graves problemas de salud e, incluso, la muerte. Para evitarlo, te contamos cuáles son los alimentos tóxicos para gatos (algunos de ellos sorprendentes) y las razones por las que causan daño.

1. LECHE. ¡Sorpresa! Aunque tengamos muy presente la imagen de un gato bebiendo leche, lo cierto es que no es nada buena para los felinos si se trata de gatos adultos, ya que a medida que van creciendo se van haciendo intolerantes a la lactosa, así que un cuenco de leche no es aconsejable.

2. COMIDA PARA PERROS. Los perros y los gatos no necesitan la misma cantidad de nutrientes. Cada animal debe alimentarse en base a sus necesidades, por eso, darle a tu gato comida para perros ya preparada y envasada es un error que puede traer serias consecuencias.

3. CEBOLLA Y AJO. El consumo elevado y reiterado de cebolla, ajo o puerros puede hacer que el tiosulfato que contienen estos vegetales acabe con los glóbulos rojos de la sangre de los gatos, causándoles anemia.

4. HUESOS Y ESPINAS. Como pasa también con los perros, las espinas de pescado y los huesos (de pollo en particular), especialmente si están cocidos, son muy peligrosos para los gatos. Si bien no son tóxicos, al masticarlos y quebrarlos –dejándoles eventuales astillas y formas puntiagudas- pueden provocarle heridas internas si se los tragan.

5. CHOCOLATE Y CAFÉ. Ambos contienen cafeína y teobromina, muy perjudiciales para los animales, ya que afectan a su sistema cardíaco y nervioso. Si caen al suelo, evitá que tu gato llegue a lamerlos; del mismo modo, tapá bien tazas y vasos con estas bebidas si tenés que atender otro asunto antes de beberlos.

6. ATÚN Y PESCADO CRUDO. Sin duda esto debe ser tan sorprendente como lo fue la leche, pero créase o no, no son adecuados para tu gato. El pescado crudo, al igual que la carne roja sin cocinar, puede contener bacterias infecciosas e inclusive una enzima que acaba con la vitamina B1, vitamina fundamental para que el organismo del gato funcione correctamente. En cuanto al atún, puede ser perjudicial si tu gato lo consume en altas dosis, ya que el mercurio podría causarle envenenamiento.

7. UVAS (FRESCAS Y PASAS). No solo son tóxicas para los gatos, sino también para los perros, ya que su consumo puede acarrearles una insuficiencia renal y hepática.

8. AZÚCAR Y SAL. La sal provoca problemas renales o hipertensión a tu minino, sobre todo si le das a menudo alimentos que las contengan en grandes cantidades (p. ej. fiambres, embutidos, postres, etc.). En cuanto al azúcar, su consumo les produce daños digestivos, como asimismo pérdida de coordinación, letargo o insuficiencia hepática. Por otro lado, además de los colorantes y aditivos que llevan ciertas golosinas, algunas poseen xilitol, un edulcorante altamente tóxico para los animales.

9. CÍTRICOS Y PALTAS. El consumo de cítricos, como la naranja o el limón, le provocará a tu gato problemas estomacales y malestar, así que mejor evitarlos. En cuanto a la palta, esta contiene persina, sustancia fungicida muy tóxica tanto para gatos como para perros.

10. PANCETA, MANTECA Y ALIMENTOS MUY GRASOS. Las grasas en exceso pueden causarle pancreatitis a tu gato, así que si bien su dieta debe ser rica en proteínas, tiene que ser baja en lípidos. ¡Mucho ojo con este tipo de alimentos!

TIP DIA: Huevos crudos, otro gran “No”. Según declaró a Infobae la nutricionista veterinaria Sally Perea, del sector de cuidado de mascotas de P&G en Ohio, EE.UU., «Los gatos se benefician de las proteínas, pero los huevos crudos pueden exponerlos a la salmonela y otros parásitos que podrían conducir a una inflamación del páncreas, llamada pancreatitis. Siempre será más seguro ofrecer al gato huevos cocidos, pero sólo en ocasiones, y en pequeñas cantidades».