9 TIPS PARA MANTENER ABRIGADO

A TU PERRO EN LOS MESES FRÍOS

A medida que el otoño avanza y el invierno se avecina, el viento y las bajas temperaturas comienzan a hacer sentir su presencia y sus efectos. Pero no somos los únicos que lo sentimos… ¡nuestros perros también! Aquí te traemos algunos consejos fáciles que te ayudarán a mantener a tu perro abrigadito y feliz durante las estaciones más frías.

Limitá el tiempo al aire libre. Es importante sacar a pasear a tu perro para hacer ejercicio, correr y jugar. Pero demasiado tiempo afuera, sobre todo si el clima está muy frío y húmedo –o vivís en zonas del país donde nieva-, puede enfermarse, ¡como vos! Tratá de no dejar a tu perro afuera durante mucho tiempo, y si duerme en su cucha en el patio o jardín revisalo con frecuencia para ver si está sintiendo frío.

Aprovechá el sol. Cuando el sol asome, sacá a pasear a tu perro. Jueguen juntos al sol para que ambos ganen un poco de vitamina D. En lo posible, tratá de planificar tus paseos al aire libre a última hora de la mañana o temprano en la tarde, cuando el día es más cálido.

Procurá que tenga una cama cálida y cómoda. Los humanos apreciamos una cama calentita y con buenas mantas para abrigarnos bien y sentirnos a gusto durante las noches gélidas; por supuesto, también a los perros. Mantener a tu perro aislado del frío del suelo y protegido de corrientes de aire frío le proporcionará un sueño reparador y evitará dolores y rigideces corporales.

Cuidado con el fuego. A los perros les encanta acurrucarse frente a una estufa o un fuego. Sin embargo, acercarse demasiado puede resultar peligroso; asegurate de que el lugar donde se echen (alfombra, manta, etc.) ante la estufa o fuego no corra peligro de inflamarse y de que esté a una distancia prudente de la fuente de calor.

Mantené hidratada a tu mascota. Tratar de mantenerse abrigado requiere mucha energía para tu perro. Dejale siempre agua fresca a su alcance.

Nunca dejes a tu mascota sola en el auto. Cuando hace frío, el automóvil puede convertirse en un auténtico refrigerador; no dejes encerrado a tu perro, en particular si vivís en zonas de nieve o muy bajas temperaturas.

Evitá los cortes de pelo. Nunca rapes a tu perro en otoño o invierno, ya que su pelaje es su abrigo natural. Si le cortás el pelo en verano, calculá bien la fecha para que le haya vuelto a crecer cuando llegue el clima frío. Por otro lado, si tu perro necesita un baño, dáselo dentro de tu casa con agua tibia (no lo hagas al aire libre) y asegurate de secarlo completamente antes de sacarlo a pasear.

Prestá atención a las señales. Los perros no hablan, pero su lenguaje corporal es un buen indicador de cuando están pasando frío. Por ejemplo, si después de un tiempo al aire libre cojea o camina con mucha precaución, sus músculos pueden estar afectados por las bajas temperaturas. Si lo ves con la cola entre las piernas o acurrucado sobre sí mismo, es que intenta como puede conservar el calor. Las orejas frías indican que el perro siente frío en todo el cuerpo. Si está afuera y gime o aúlla, la situación es suficientemente clara; en todos estos casos, abrigalo o hacelo entrar al interior de tu casa de inmediato.

TIP DIA: ¿Necesitan los perros usar abrigo en invierno? Algunos sí. Y no sólo los más pequeños y los de pelo corto, sino también los cachorros, las mascotas enfermas y los más viejos. En declaraciones al diario La Nación, el veterinario Eduardo Tonelli, jefe del servicio de dermatología del Hospital Escuela de la Facultad de Veterinaria de la UBA, afirma que los perros ancianos sufren más el frío por dos razones: por un lado, no pueden mantener una correcta termorregulación y, por otro, suelen padecer enfermedades asociadas como artritis o artrosis que se agravan notablemente con las temperaturas bajas. El especialista recomienda abrigar especialmente la zona del cuello y la lumbar con mantas de lana y algodón naturales.