8 TRUCOS PARA

TENER UNA MEJOR PIEL

Como dice el dicho, las mejores cosas de la vida son realmente gratis, incluso cuando se trata de tu rutina de belleza. Ahora bien, cuidar tu piel puede resultar muy costoso, por lo que aquí te mostramos algunos trucos que dan resultado para que tengas una piel deslumbrante. ¿Y la mejor parte? Ninguno te va a costar un solo centavo extra, ya que la mayoría de lo que necesitás lo vas a encontrar… ¡en tu propia cocina!

Date un masaje facial. ¿Tenés los ojos hinchados? No hay problema. Claro, podés usar una crema específica… o bien usar tus dedos para darte un masaje debajo de los ojos. Es simple: usá ambos anulares para presionar suavemente el hueso orbital, moviéndose desde la esquina interna a la parte exterior de tus ojos y repitiendo dos o tres veces. Esto no solo estimulará la circulación, sino que también ayuda a minimizar las arrugas finas y a reducir la inflamación.

Dormí sobre tu espalda. Quedate tranquila: no te vamos a decir que duermas ocho horas, que es probablemente el truco gratuito de cuidado de la piel más viejo del mundo. El tema es que tan importante como la cantidad de horas que dormís, es la posición en la que dormís. Después de la exposición a los rayos UV, la segunda causa más común de arrugas es aplastar tu cara en la almohada durante la noche; es como si te tatuaras arrugas en la piel. Por eso, dormir sobre tu espalda es ideal, ya que incluso presionar la mejilla contra una almohada puede causar arrugas.

Ojo por ojo, grano por grano… de sal. Aquí tenés dos opciones: podés aplicar hielo a ese molesto grano para ayudar a reducir la inflamación, o mejor todavía (y quizás más cómodo), ponerle sal. La sal tiene poderosas propiedades antibacterianas y trabaja para extraer el aceite de los poros. Para lograrlo, mezcla una cucharadita de sal marina con agua en cantidad suficiente para formar una pastita. Aplicala en la zona en cuestión, dejala secar durante una hora (10 minutos si tu piel es del tipo sensible) y luego enjuagá. Los resultados te van a sorprender.

Lavate las manos. Y no solo después de ir al baño: tus manos están cubiertas de toneladas de bacterias al tocar los picaportes de las puertas, teclados de computadora, agarraderas del colectivo o subte, etc. Luego, si te tocás la cara, estarás propagando esas bacterias a tu piel, lo que puede causar granos y otros problemas. Si no tenés fácil acceso a un baño pero sabés que tus manos están sucias (por ejemplo, acabás de salir del subte), ni se te ocurra tocarte la cara hasta poder lavarte.

Hacete una mascarilla exfoliante. Esta versión requiere algunos insumos fáciles de encontrar en cualquier cocina: bicarbonato de sodio, agua y un chorrito de jugo de limón. Mezclá dos cucharaditas de bicarbonato con una cucharadita de agua y agregale un poco de jugo de limón. Aplicá en la cara y dejá secar durante cinco minutos antes de enjuagar profusamente con mucha agua. Dejá pasar luego otros cinco minutos para chequear tu nueva -y muy radiante- piel.

Hacé un poco de yoga. No tenés que anotarte en una clase o decir “namasté” para obtener beneficios del yoga. En particular, nuestra piel se beneficia de las poses que hacen que la sangre fluya hacia la cara. En tal sentido, una de las mejores es la postura del perro boca abajo o adho mukha svanasana, la cual recibe este nombre porque simula la posición que adoptan los perros al estirarse. Para hacerla, estando de pie, con los pies separados a la anchura de la cadera, inspiramos profundamente y elevamos los brazos hacia el techo. Al soltar el aire, flexionamos la cadera hasta llegar con las manos al suelo. Desde esta posición, damos un paso hacia atrás para alcanzar la postura de V invertida, llevando las caderas hacia arriba. Sostener esta postura de tres a cinco minutos puede aumentar la circulación, dando un renovado brillo a tu piel.

Limpiá tu piel desde adentro. Exprimí un limón en una taza llena de agua caliente y bebé esta mezcla no bien te despiertes. Esto ayuda a expulsar y purificar el cuerpo internamente, reduciendo potencialmente las toxinas y bacterias en el intestino delgado que pueden provocar acné.

TIP DIA: El cuidado de tu piel es para todo el año: en DIA contamos con Bonté, nuestra exclusiva línea de belleza y cuidado personal que incluye shampoo, acondicionadores, cremas, jabones, desodorantes, gel antibacterial, máquinas de afeitar y productos para el cuidado dental, entre otros. ¡Descubrila y disfrutala!