8 BEBIDAS QUE AYUDAN

A PROTEGER TU PIEL

El sol, el calor, el viento, la arena, los cambios bruscos de temperatura… El protector solar es la primera línea de defensa contra el daño solar y ahora tiene inesperados ayudantes: recientes investigaciones sugieren que ciertas bebidas también pueden aportar nutrientes que protegen tu piel. Te invitamos a descubrir cuáles son y qué beneficios te traen.

1. Jugo de tomate
No solo es fresco y delicioso: el jugo de tomate contiene un antioxidante llamado licopeno, que actúa como una suerte de protector solar interno. Básicamente, ayuda a mejorar el cutis y a proporcionar beneficios antienvejecimiento a la piel. Para prepararlo, disponé en una licuadora 4 tomates frescos grandes (sin piel y sin semillas), dos ramitas de perejil fresco, dos ramitas de albahaca, 1 rama de apio (opcional). Mezclá bien y luego condimentá con sal, pimienta y aceite de oliva (a gusto). Si querés una textura más fina, podés tamizar el jugo pasándolo por un colador muy fino. Bebelo solo como jugo o como acompañamiento de algún aperitivo saludable.

2. Leche de soja
Se sabe que beber leche de soja es excelente para la salud ósea, ¿pero sabías que además puede ayudar a mejorar tu piel? Esta bebida contiene isoflavonas, compuestos que ayudan a proteger el colágeno de la piel y previenen las arrugas, lo cual hace que tu piel se vea y se sienta más joven.

3. Té verde
El té verde DIA es una excelente fuente de antioxidantes. Estos poderosos químicos ayudan a proteger la piel contra los rayos UV, y disminuyen el enrojecimiento y la inflamación. Una reciente investigación en el Journal of Nutrition de EE.UU. da una razón más para tomar esta súper bebida: las mujeres que bebieron 4 tazas de té verde por día durante 12 semanas redujeron su riesgo de quemaduras solares en un 25%, además de mejorar la densidad y elasticidad cutánea. Según el estudio de 2011, esto se debe a que los poderosos antioxidantes del té verde llamados catequinas absorben la luz ultravioleta y protegen la piel.

4. Jugo de zanahoria
El jugo de zanahoria recién prensado abunda en betacaroteno, pigmento que amplifica el brillo natural de tu piel. Una vez ingerido, este antioxidante esencial se convierte en vitamina A (retinol), que puede combatir las arrugas y otros signos de envejecimiento. Para prepararlo, necesitás cuatro zanahorias frescas y peladas y el jugo de un limón. Combiná las zanahorias en una licuadora con el jugo, agregá agua fresca a gusto y licuá hasta lograr la textura deseada. Si lo deseás, podés endulzar el jugo con una cucharada de miel, de azúcar o de edulcorante: ¡resultará delicioso!

5. Vino tinto
Aunque el vino blanco seguramente es tu elección para el verano, un estudio de la Universidad de Barcelona señala una nueva razón para elegir el tinto. Los investigadores descubrieron que las proantocianidinas, antioxidantes que se encuentran en las uvas tintas, pueden ayudar a prevenir las reacciones oxidativas que el exceso de sol provoca en la piel, las cuales pueden provocar quemaduras, arrugas e incluso cáncer de piel. Disfrutalo entonces, pero recordá que el límite recomendado es una copa por día para las mujeres, dos para los hombres.

6. Café
Esta mañana el café puede hacer más que despertar tu energía. Un estudio de 2011 de la Facultad de Medicina de Harvard encontró que las personas que beben café tienen menos probabilidades de desarrollar carcinoma de células basales (el tipo más común de cáncer de piel no melanoma) que quienes no lo consumen. Además, quienes bebieron 3 tazas al día vieron reducido el riesgo en un 20% en mujeres y en un 9% en hombres.

7. Agua con pepino
Dale vida a tu botella o jarra de agua fresca agregando rodajas de pepino. Los pepinos están llenos de minerales que estimulan la piel, como el potasio, el magnesio y la sílice, que ayudan a que tu epidermis tenga un brillo radiante.

8. Limonada de sandía
¿Hay algo más refrescante que una sandía jugosa en un caluroso día de verano? No solo alegrará tu paladar sino que mantendrá tu cuerpo hidratado y limpiará tu piel. Gracias a su alto contenido de agua (alrededor del 90%) y bajo conteo de calorías, también ayuda a adelgazar y combatir la celulitis. Para disfrutarlo, te proponemos combinar en una licuadora 4 tazas de sandía sin semillas, 1 taza de frutillas, 1 cucharada de jugo de limón o lima y 10 gotas de edulcorante líquido. Licuá bien, agregale hielo, adorná si lo deseás con una ramita de menta… ¡y date el gusto!

TIP DIA: EN SU JUSTA MEDIDA. Los jugos, batidos y licuados son una excelente manera de incorporar nutrientes que provengan de alimentos frescos. La nutricionista Belén Maino explicó a Infobae que no obstante sus virtudes, deben consumirse en su justa medida y tener en cuenta cómo se preparan. «Hay casos en los que uno elige agregar azúcar a la preparación y termina agregando más calorías de las que se pensaban, y si uno hubiese consumido la fruta entera probablemente no le hubiese agregado. Por eso, que sean buenos no quiere decir que se pueden consumir en forma ilimitada. Todo depende de las necesidades de cada persona y de sus requerimientos diarios», dijo la especialista. Y agregó: «Algunos jugos o licuados pueden aportar buena calidad de nutrientes como hidratos de carbono y proteínas. Sin embargo en mi opinión no pueden reemplazar el almuerzo ni cena, pero sí son una buena alternativa para sumar a un desayuno o merienda. No hay un momento específico para tomarlos, puede ser a cualquier hora del día».