6 MANERAS SIMPLES DE BLANQUEAR

NATURALMENTE TUS DIENTES

Nuestra carta de presentación es el rostro, y parte esencial en él es la sonrisa: si esta muestra una dentadura sana y blanca, brindará mejor impresión. Si deseás dientes más blancos, te proponemos seis opciones naturales y seguras, ¡muchas de las cuales podés llevar a cabo con productos que podés encontrar fácilmente en las tiendas DIA!

1. Practicá el “oil pulling”. Hay una antigua práctica, propia de la medicina tradicional india (ayurveda) que sirve no sólo para dejar los dientes blancos, sino también para tener aliento fresco y prevenir las caries. La misma consiste en enjuagarse la boca con aceite, una moda que se está extendiendo y se conoce como “oil pulling”. Solo hay que ponerse una cucharada sopera de aceite en la boca y hacerla circular entre 15 y 20 minutos, empujando el aceite con la lengua y haciéndolo pasar entre los dientes, como cuando hacemos buches; los indios usan aceite de girasol o sésamo, pero cualquier aceite vegetal sirve. Podés hacerlo por la mañana o por la noche antes de irte a la cama; algunos estudios han demostrado que esta práctica, realizada a diario, reduce efectivamente las bacterias en la boca, junto con la placa dental y la gingivitis.

2. Cepillate con bicarbonato. El bicarbonato de sodio tiene propiedades de blanqueamiento naturales, por lo que es un ingrediente popular en la pasta dental comercial. Es un abrasivo suave que puede eliminar las manchas superficiales en los dientes. Además, crea un ambiente alcalino en la boca, lo que evita que las bacterias crezcan. Para usar este remedio, mezclá 1 cucharadita de bicarbonato de sodio con 2 cucharaditas de agua y cepillá tus dientes con la pasta obtenida. Podés hacer esto dos o tres veces por semana.

3. Usá vinagre de manzana. Empleado durante siglos como desinfectante y producto de limpieza natural, el ácido acético (su principal ingrediente activo) elimina bacterias, limpia la boca y blanquea los dientes. Sin embargo, algunos estudios encontraron que este ácido también puede erosionar el esmalte dental, por lo que solo debe usarse un par de veces por semana. Para usarlo como enjuague bucal, diluilo con agua al 50% y hacé buches durante dos minutos; luego, enjuagate muy bien la boca con agua corriente.

4. Consumí más frutas y verduras. Una dieta rica en vegetales frescos puede ser buena no solo para tu cuerpo sino para tus dientes; si bien no son un sustituto para cepillarse, las frutas y verduras crujientes y crudas pueden ayudar a eliminar la placa mientras masticás. En particular, las frutillas y el ananá son dos frutas que se recomiendan para ayudar a blanquear los dientes.

5. Prevení las manchas dentales antes de que sucedan. Tus dientes se vuelven naturalmente amarillos a medida que pasan los años; eso es inevitable, pero hay cosas que podés hacer para prevenir las manchas.

-Reducí el efecto de alimentos y bebidas. El café, el vino tinto, las gaseosas y las bayas oscuras (como moras o arándanos) son famosos por manchar los dientes. Eso no significa que debas evitarlos por completo, pero sí limitar el tiempo que están en contacto con los dientes. Tratá de cepillarte poco después de consumir uno de estos alimentos o bebidas para limitar sus efectos. Y si es posible, evitá fumar, ya que es otro gran factor de decoloración.

-Limitá el azúcar. Una dieta alta en azúcar apoya el crecimiento de la bacteria Streptococcus mutans, que causa la placa y la gingivitis. Al consumir alimentos azucarados, cepillá tus dientes luego de comer.

-Sumá calcio a tu dieta. La decoloración dental se debe a que el esmalte se erosiona y expone la dentina que está debajo, que es de color amarillo. Por ende, fortalecer el esmalte ayudará a mantener su aspecto perlado. Los alimentos ricos en calcio, como la leche, el queso y el brócoli, pueden ayudar a proteger tus dientes de la erosión.

6. No subestimes el valor del cepillado y el hilo dental. Si bien la decoloración de los dientes se produce naturalmente con la edad, en gran medida es también el resultado de la acumulación de placa. El cepillado y el uso de hilo dental regulares eliminan las bacterias y ayudan a que tus dientes se mantengan limpios y blancos. Una última recomendación: antes de emprender cualquiera de las acciones indicadas, consultá a tu dentista para que localice el origen del problema y sea él quien indique el mejor método para tu limpieza: recordá que, como las perlas, nuestros dientes son de incalculable valor.

TIP DIA: El cuidado de tu dentadura es para todo el año: en DIA contamos con Bonté, nuestra exclusiva línea de belleza y cuidado personal que incluye shampoo, acondicionadores, cremas, jabones, desodorantes, gel antibacterial, máquinas de afeitar y productos para el cuidado dental, entre otros. ¡Descubrila y disfrutala!