6 CONSEJOS

PARA BRONCEARTE

El tiempo frío quedó atrás, los cuerpos llevan meses sin ver el sol y con la llegada del verano, crece la ansiedad por tener ese tono dorado que aporta un buen bronceado. Y asoma la pregunta: ¿hay algo que se pueda hacer para tomar color más rápidamente y con seguridad? Lo hay, y aquí te mostramos cómo hacer para que tu piel se broncee lo antes posible, sin dejar de cuidarse en el proceso.

1. Exfoliá tu piel cuidadosamente. Al hacerlo, eliminamos las células muertas de nuestra dermis por lo que los rayos de sol no encuentran esa barrera y se favorece así el bronceado (Atención: siempre usando protector solar). La exfoliación se realiza una vez por semana con un suave masaje a lo largo de todo el cuerpo, prestando atención a codos, rodillas, pies, aquellas zonas donde se acumulan más células muertas.

2. Sumá betacarotenos y vitamina C a tu alimentación cotidiana. En verano, consumí más alimentos que tengan estos elementos, como las naranjas o las zanahorias.Recientes investigaciones han comprobado que la vitamina C y los betacarotenos se transforman en vitamina A en el organismo, lo que da ese ansiado toque de color a nuestra piel y sirve, también, de protección frente a la acción de los rayos ultravioletas. Además, la vitamina C también ayuda a la síntesis del colágeno por lo que la piel luce más joven (y se broncea antes).

3. Nunca olvides el protector solar. Los protectores solares no solo no demoran tu bronceado sino que hacen que este sea más saludable, más parejo y se prolongue más tiempo. Además, muchos de estos productos tienen potenciadores del bronceado; no obstante, antes de usar cualquier protector conviene consultar con tu dermatólogo para que te ayude a elegir el protector más adecuado para tu tipo de piel (seca, normal o grasa).

4. Antes, durante y después. Para conseguir un tono cobre bonito y duradero, no solo hay que usar protector solar (¡insistimos!) antes de ir a la playa o pileta, sino también en toda ocasión en que expongas tu piel al sol y, sobre todo, después de habernos bañado. Por otro lado, una vez en casa y tras la ducha, es importante usar una loción específica para después del sol, que humecte, alivie y repare la piel.

5. La hidratación es fundamental. Tomá mucha agua, infusiones y jugos naturales. La hidratación por fuera es importante pero por dentro, aún más, así que tené presente beber agua a intervalos regulares y refrescarte seguido. Además de prevenir insolaciones y deshidratación, sino que ayudarás a tu cuerpo a broncearse.

6. Evitá las horas de sol más fuerte. Hablamos de la franja horaria entre las 11 y las 16 hs. Una cosa es tratar de acelerar el bronceado, pero otra muy distinta una piel quemada por exponerse demasiado; además de sufrimientos innecesarios, te evitarás el riesgo de futuras complicaciones .

TIP DIA: ¿Cómo realzar y prolongar el bronceado? La doctora Rosi Flom, dermatóloga y miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología, propone a lo largo de una nota publicada en Clarín lavarse la cara con una infusión de té. Es un recurso casero, fácil de aplicar y muy efectivo. Un detalle: al ser una bebida astringente, después de su aplicación es importante hidratar la piel.