5 TIPS PARA QUE TU

CAFÉ RESULTE MÁS SANO

Si el café te resulta imprescindible para comenzar tu día y te interesa saber cómo influye en tu salud, te contamos qué hay que hacer (y qué no) para consumir esta popular bebida y obtener el máximo de sus beneficios.

Mucha gente necesita sí o sí un buen café para iniciar el día; no obstante, las dudas acerca de sus efectos en la salud siempre asoman. Sin embargo, recientes estudios han demostrado que el café puede tener beneficios saludables, ayudando a prevenir el mal de Parkinson, la diabetes tipo 2 y la enfermedad hepática; también parece mejorar la función cognitiva y disminuir el riesgo de depresión. Ahora bien, el mayor problema del café somos nosotros mismos, o mejor dicho, la forma en que lo preparamos, que puede convertir una inocente tacita en una bomba calórica. Para seguir disfrutándolo de modo saludable, te proponemos estos consejos.

1. Evitá (o disminuí) el azúcar. El exceso de azúcar es una ruta directa al sobrepeso. Recordemos que la OMS insta a no superar los 25 gramos diarios. Animate a tomar tu café solo, sin endulzarlo con azúcar ni leche condensada: si disminuís tu consumo de a poco, crear el hábito es posible y tu salud te lo agradecerá.

2. No abuses de los edulcorantes. Para reemplazar el azúcar solemos recurrir a todo tipo de endulzantes artificiales (sacarina, aspartamo, stevia, etc.). El problema es que pueden cambiar la respuesta del cuerpo a la glucosa si se consumen en exceso; además, pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según una investigación presentada en el encuentro de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD). En suma, usalos pero no abuses.

3. Agregale canela o cacao. Si querés agregar antioxidantes a tu café, ponele una pizca de canela. Esta especia tiene una larga historia de uso como condimento y como medicina y está relacionada con numerosos beneficios para la salud, como disminuir los niveles de azúcar en la sangre después de una comida. El cacao también tiene sus virtudes ya que ayuda a prevenir la enfermedad cardíaca. En ambos casos, no exageres: una pequeña cucharadita es más que suficiente.

4. Comé algo junto a tu café. Hora de derribar un mito: si bien es un hábito común comenzar el día con una gran taza de café, es posible que tu energía disminuya. ¿Por qué? Nuestro organismo libera insulina en respuesta a la cafeína, provocando así una caída importante en el azúcar en la sangre, lo que te hará sentir cansancio. Para evitarlo, comé algo junto a tu taza mañanera: tostadas con queso crema, fruta, yogur con cereales (todo esto y mucho más podés encontrarlo en las tiendas DIA): ¡vas a notar la diferencia!

5. Usá filtros de papel. Si bebés café molido en vez de instantáneo, el filtrado es un tema importante. Más que el clásico filtro de tela, los de papel tienen una ventaja adicional ya que eliminan dos compuestos, cafestol y kahweol, que elevan los niveles de colesterol total y LDL (colesterol malo).

TIP DIA: ¿Cuánto café tomás por día? Los médicos sugieren no pasarse de 300 mg. de cafeína por día (unas tres tazas); si bebés café todo el día esto podría acarrearte dolores de cabeza, insomnio y diarrea, entre otros efectos secundarios. Por otro lado, un artículo publicado en el diario Clarín indica que el consumo moderado de café, de unas tres tazas al día, podría tener beneficios para la salud, según un estudio realizado por expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Southampton, quienes afirman que beber esta cantidad de café puede disminuir el riesgo de enfermedades hepáticas y reducir la posibilidad de una apoplejía.