CÓMO LLEVAR A TU

GATO AL VETERINARIO

A diferencia de los perros, los gatos no son propensos a salir de casa. Y si además hay que ir al veterinario, algunos suelen ponerse muy nerviosos (¡ni hablar de sus dueños!). Para que llevar a cabo esta necesaria rutina no involucre riesgos ni stress, te proponemos estos tips.

Las vacunas, los procedimientos de esterilización, la higiene dental, la dieta adecuada, el arreglo personal y los chequeos son parte del cuidado responsable para con nuestro gato, y la visita regular al veterinario a veces puede resultar tensa. Incluso el animal más tranquilo puede estresarse con un viaje: una alteración de su amada rutina, viajes en auto, ruidos fuertes, sacudidas, olores desconocidos, todos estos factores pueden aumentar el nivel de estrés de un gato. Por fortuna hay algunas cosas que podés hacer para que la experiencia sea menos desafiante… y aquí te las sugerimos.

Tené a mano la documentación de tu mascota. Si tu gato fue adoptado o comprado, seguramente tendrá papeles. Su veterinario deberá revisar los registros de salud del animal, incluido el historial de vacunación, para desarrollar un plan de atención integral.

Acostumbrá a tu gato al contacto humano. Una de las primeras cosas que hará el veterinario es un examen físico de rutina del felino. Esto implica abundante manipulación del animal, y cuanto más acostumbrada esté tu mascota a ser tocada, es más probable que tolere el manejo del personal de la veterinaria. Dedicá siempre un buen rato del día a jugar con tu gato, acariciarlo y estar en contacto.

Hacé cómodo el transporte. Una jaula transportadora, por más amplia que sea, puede ser muy estresante para el gato. Para facilitar la transición, días antes de la visita dejá la jaula en el suelo y abrila en un lugar de tu casa donde tu gato pueda examinarla minuciosamente. Los gatos son curiosos por naturaleza, y es probable que el tuyo quiera oler, observar y sobre todo entrar en este extraño objeto. Mientras más familiarizado esté con el transportador, menos estresado se sentirá cuando lo hagas entrar al mismo. Equipar la jaula con juguetes o almohadones favoritos del felino también ayuda a reducir su ansiedad.

Hacé un paseo de práctica en auto. Si tu gato se inquieta viajando en automóvil o nunca ha subido a uno, es conveniente hacer una práctica de forma segura con el animal en el transportador. Da unas vueltas por el barrio, luego volvé a casa y dejá que tu mascota salga del transportador. Acostumbrar a tu gato a que viaje puede reducir enormemente el estrés. Y un gato tranquilo es mucho más fácil de manejar para vos y el veterinario.

Aquí hay gato embolsado. Si no contás con una jaula, llevar al gato en tus brazos no es aconsejable; en general, los felinos suelen descontrolarse si se sienten amenazados o algo los asusta. Un bolso deportivo con fondo rígido (para que el gato pueda pararse o sentarse) puede ser una opción, dejando abierta una parte del cierre relámpago, a fin de que el animal pueda ver el exterior y, lo más importante, respire con facilidad.

Ante todo, mucha calma. Ya en el consultorio, es común esperar un rato antes de que el veterinario atienda a la mascota. Durante este lapso hay que recordar que, aunque no lo aparente, el animal estará intranquilo. Lo aconsejable es que aguarde siempre dentro de su jaula (o del bolso), colocada sobre las piernas del amo. Se le debe hablar frecuentemente y acariciarlo, si hay espacio para introducir la mano. Si hay perros presentes, lo mejor es colocar al gato de espaldas a la sala y evitar, en lo posible, que los canes se acerquen a oler la caja.

TIP DIA: ¡Premiá la buena conducta! Para que te obedezcan, hay que tratar bien tanto a gatos como a perros. Lo mejor es usar el método del premio, haciendo que el gato asocie el portarse bien con recibir una recompensa y el portarse mal con no obtener nada. En el caso del veterinario, podés preparar el plato favorito del gato y ofrecérselo si se portó bien en la consulta. Tarde o temprano, el gato asociará el premio con el hecho de no armar escándalo y así perderá el miedo al veterinario definitivamente.

 

En DIA contamos con una marca propia de alimentos para perros y gatos, ideales para el bienestar y el cuidado de tus mascotas. ¡Descubrilos!