5 DATOS PARA BAÑAR

PERROS EN VERANO

Bañar a tu perro en verano es un poco distinto al resto del año, porque tu mascota necesita refrescarse. El baño veraniego tiene condiciones muy propias a las cuales se debe poner atención y ya mismo te explicamos un poco sobre esto.

 

Bañar a tu perro en verano es un poco distinto a hacerlo en el resto de las estaciones. Jamás se puede exagerar con el uso del jabón, pero los chapuzones deben ser más recurrentes en medio del calor. Los perros suelen estar en una constante búsqueda de un clima que les sea agradable: cuando tienen calor buscan refrescarse y si sienten frío tratan de ponerse al sol. Por supuesto, un poco de agua en verano les ayudará a mantener una buena sensación térmica, con las debidas condiciones del caso.

 

Tip 1: Hidratar más que lavar. Los dueños de los perros están acostumbrados a bañar a sus mascotas con el fin de evitar los malos olores y la mugre en su pelaje. No obstante, no todos los baños durante el verano tienen esa función. En algunos casos, el uso del jabón será poco frecuente y en otros, con mojar y refrescar al animal es más que suficiente: el objetivo real es evitar la resequedad en la piel del can.

 

Tip 2: Podés bañar a tu perro una vez por semana. Muchos veterinarios y cuidadores recomiendan un baño canino semanal durante el verano. Esta labor será fundamental para hidratar la piel y el pelaje de la mascota, además de mantenerla fresca y prevenir así golpes de calor en el animal. Lo más importante es que el torso y las patas entren en contacto con el agua.

 

Tip 3: Bañar a tu mascota en verano reduce el riesgo de enfermedades. En invierno y por las bajas temperaturas, los perros se bañan con menor frecuencia para evitar resfríos y dolencias; sin embargo en verano es menos probable que un perro se resfríe o contraiga un virus. De hecho, incluso las labores de secado son más simples gracias al calor reinante.

 

Tip 4: Secá el pelo largo. Los perros de pelaje corto y fino suelen secarse solos al entrar en contacto con el viento y el calor veraniego. Pero si tu mascota tiene pelo largo y tupido, es mejor que la seques vos. Dejar el pelo húmedo puede facilitar el desarrollo de hongos.

 

Tip 5: Mojá las zonas adecuadas. Lo típico es mojar la cabeza o el tronco de tu perro, pero puede no ser todo lo eficaz que quisieras. De hecho, mojar el pelaje del perro cuando las temperaturas son muy altas puede provocar una especie de vapor caliente que no le ayudará a refrescarse. Por otra parte, según la raza, puede que el agua no llegue a traspasar el pelo y que no refresque la piel; por ende, lo más recomendable es humedecer una toalla y mojarle zonas como el vientre, las almohadillas de las patas y humedecer el interior de las orejas con cuidado para que no le entre agua en el oído.

 

 

TIP DIA: Una vez bañada y refrescada tu mascota, mimala como se merece: recordá que en DIA tenemos nuestra propia línea de alimentos balanceados, ¡de gran calidad y al mejor de los precios!