4 JUGOS DE FRUTA SALUDABLES

PARA DISFRUTAR EL OTOÑO

Palta, banana, manzana, uvas… algunas de las más ricas frutas le dan nueva vida a los frescos días otoñales en forma de jugos, aportando no solo color y sabor, sino vitaminas y nutrientes que refuerzan tus defensas y tu salud.

El ritmo vertiginoso de la vida actual nos lleva a veces a descuidar uno de los aspectos primordiales de la alimentación saludable: el aporte de vitaminas y minerales, elementos fundamentales para nuestro organismo. Consumir frutas y verduras es la manera más simple y apropiada de obtener todo lo que nuestro organismo necesita a diario. Y como si la cosa no fuera lo suficientemente simple, lo es todavía más si disfrutamos estas delicias en forma de jugos. En el libro «Frutoterapia: Descubre Los Beneficios De La Fruta» (Paidós, 2014), la Doctora Montse Folch, especialista en nutrición y dietética, defiende las ventajas de beber nuestra ración diaria de frutas exprimida en una única toma. Al preparar estos manjares líquidos, hay tres recomendaciones: elegir fruta fresca, beber los jugos recién hechos (para mantener las vitaminas lo más intactas que sea posible) y, sobre todo, recurrir a aquellas frutas y verduras propias de cada estación del año. Y tratándose del otoño, la Dra. Folch sostiene que debemos preparar nuestros licuados a base de palta, arándanos, plátano, kiwi, banana, naranja, uvas, pera, mango o manzana (entre otras frutas que podés encontrar fácilmente en cualquier DIA), con las cuales te proponemos estas facilísimas 4 recetas de jugos para hacer frente al otoño de forma saludable y placentera.

 

Jugo de ananá, naranja, mango y banana

Ingredientes:

– 1/4 kg de ananá, pelada

– 2 naranjas

– 1 mango –

1 banana

Preparación: Exprimimos las naranjas, retiramos las semillas y reservamos el jugo. Aparte, con una licuadora trituraremos el resto de la fruta hasta que quede un batido suave. Mezclamos con el zumo de naranja y servimos.

 

Licuado de zanahoria, uvas y arándanos

Ingredientes:

– 2 zanahorias

– 150 g de uvas (sin semillas)

– 100 g de arándanos

Preparación: Pelamos y troceamos las zanahorias, retiramos las semillas de las uvas y junto a los arándanos y disponemos todo en una licuadora o mixer de mano (puede añadírsele un poco de agua o jugo de naranja, si se desea). Licuamos hasta integrar las frutas y servimos adornado, si se desea, con unas hojitas de menta.

 

Batido de pera, banana y manzana

Ingredientes:

– 2 peras

– 2 manzanas

– 2 bananas

– Leche descremada o agua fresca (a gusto)

– Miel (1 cucharada) o edulcorante (a gusto)

Preparación: Pelar las frutas, retirar las semillas (en el caso de la pera y la manzana) y disponerlas en una licuadora o mixer de mano junto a la miel y la leche o agua, triturando la fruta hasta que quede un batido suave. Si queda muy espeso, agregar leche o agua hasta lograr la consistencia deseada.

 

Batido de palta, limón y nueces

Ingredientes:

– 1 palta (grande y madura)

– Jugo de medio limón

– 100 g de nueces peladas

Preparación: Retiramos la piel y el carozo de la palta y cortamos en trozos, disponiéndolos en la licuadora o mixer de mano junto al limón y las nueces. Servir al instante. Si queda muy espeso podés añadirle un poco de agua y si lo deseás dulce, una cucharada de miel o edulcorante.

TIP DIA: Su majestad, el pomelo. Otra de las grandes estrellas otoñales es el jugoso pomelo, un auténtico regalo que nos hace la naturaleza para reforzar las defensas y prepararlas para el invierno. «Su riqueza en vitamina C, vitaminas del grupo B, antioxidantes, minerales y principios activos le confiere propiedades anti-cancerígenas, anti-envejecimiento, que ayudan a regular los niveles de colesterol en sangre y que tienen un efecto depurativo del hígado», explican a Clarín las licenciadas en nutrición Julieta Caramuti y Natalia Vincent. Ideal para el desayuno, podés beber su jugo solo, con hielo e incluso, si lo deseás, perfumado con una ramita de romero fresco.