12 alimentos que

refuerzan tu sistema

Nutrir tu cuerpo con ciertos alimentos puede ayudar a mantener tu sistema inmunológico sano, activo y fuerte. Si estás buscando formas de prevenir los típicos resfriados y gripes invernales, el primer paso podés darlo visitando la tienda DIA que tengas más cercana e incluyendo en tu lista de compra –y en tu dieta diaria- estos 12 poderosos refuerzos del sistema inmunológico.

 

KIWI

Estos pequeños frutos están naturalmente llenos de una tonelada de nutrientes esenciales, incluidos el ácido fólico, el potasio, la vitamina K y la vitamina C. Esta última estimula los glóbulos blancos para combatir las infecciones, mientras que los otros nutrientes del kiwi mantienen el resto del cuerpo funcionando correctamente.

 

SEMILLAS DE GIRASOL

De suave sabor y textura oleosa, contienen muchos nutrientes, incluyendo fósforo, magnesio y vitamina B-6. También son increíblemente altos en vitamina E, un poderoso antioxidante importante para regular y mantener la función del sistema inmunológico. Otros alimentos con altas cantidades de vitamina E son las paltas y las verduras de hojas verdes oscuras.

 

YOGUR

Común o bajo en grasa, los probióticos, que se encuentran en el yogur y otros productos fermentados pueden aliviar el rigor de los resfríos. El yogur también puede ser una gran fuente de vitamina D, que ayuda a regular el sistema inmunológico y se cree que refuerza las defensas naturales de nuestro cuerpo. Recientes estudios muestran que las personas con niveles bajos de vitamina D pueden ser más propensas a contraer resfríos o gripe.

 

ESPINACAS

Encontrarás muchos nutrientes en este «súper alimento». Uno de ellos es el ácido fólico (también conocido como vitamina B9), que ayuda al cuerpo a producir nuevas células y a reparar el ADN. También cuenta con fibra, antioxidantes como la vitamina C y mucho más. Comé tus espinacas crudas en ensalada o ligeramente cocidas (al vapor o salteadas) para obtener el mayor beneficio.

 

Verde o negro o ambos, elegí según tu gusto: todos aportan polifenoles y flavonoides que combaten las enfermedades. Estos antioxidantes buscan los radicales libres que dañan las células y los destruyen. Con o sin cafeína, ambos funcionan igualmente bien.

 

BATATA

Al igual que las zanahorias, las batatas tienen betacaroteno, que una vez ingresado en tu cuerpo se convierte en vitamina A, que a su vez elimina radicales libres dañinos. Esto ayuda a reforzar el sistema inmunológico e incluso puede retardar el proceso de envejecimiento.

 

BROCOLI

Un clásico entre los alimentos que refuerzan el sistema inmunológico. Obtendrás muchos nutrientes que protegen tu cuerpo del ataque virósico. Contiene vitaminas A y C, y el antioxidante conocido como glutatión. Cocinalo lo menos posible: al vapor o salteado con aceite, ajo y limón; también podés servirlo con un poco de queso bajo en grasas para redondear un plato sano y delicioso.

 

AJO

Este alimento básico de la cocina hace mucho más que destacar el sabor de los alimentos. El ajo crudo puede ayudar a combatir las infecciones de la piel gracias a su concentración de compuestos altos en sulfuro, que le dan capacidad para combatir bacterias, virus y hongos; incluso ayuda a reducir el colesterol, bajar la presión y evitar el endurecimiento de las arterias. Pero atención: para obtener sus beneficios, hay que consumirlo fresco y no en polvo.

 

SOPA DE POLLO

La ciencia respalda este clásico plato anti-resfríos: la sopa de pollo casera realmente puede aliviar tus síntomas y ayudar a tu pronta recuperación. La carne de pollo contiene vitamina B-6, agente vital para la formación de glóbulos rojos nuevos y saludables. El caldo hecho con huesos de pollo en ebullición contiene gelatina, condroitina y otros nutrientes útiles para la curación intestinal y la inmunidad.¿No tenés tiempo para hacer la sopa desde cero? No te preocupes: muchos investigadores afirman que las sopas y caldos que encontrás en tu supermercado tienen el mismo efecto.

 

JENGIBRE

Tal vez te encanta el jengibre por el toquecito picante que le da a la comida china. O porque cuando lo bebés en una infusión o en la gaseosa ginger ale, alivia náuseas y vómitos. Pero hay más: esta raíz nudosa es también una buena fuente de antioxidantes. Usá el jengibre rallado para saltear las papas fritas u otros vegetales; también podés añadirlo a tu té en finas rodajitas, con un poco de miel y limón (a gusto).

 

CÍTRICOS

Mucha gente recurre a la vitamina C después de haberse resfriado ya que ayuda a construir su sistema inmunológico. Se cree que la vitamina C aumenta la producción de glóbulos blancos, claves para combatir las infecciones. Debido a que tu cuerpo no la produce ni lo almacena, necesita vitamina C diaria para mantener su salud, la cual encontrás en cítricos como pomelos, naranjas, mandarinas, limas y limones. Con esta variedad para elegir, es fácil agregar un poco de esta vitamina a cualquier comida.

 

AJÍES ROJOS

Si creés que las frutas cítricas tienen la mayor cantidad de vitamina C que cualquier otra fruta o verdura, prepárate para una sorpresa: los ajíes rojos contienen el doble de vitamina C que los cítricos. También son una rica fuente de betacaroteno. Además de estimular su sistema inmunológico, la vitamina C puede ayudar a mantener tu piel saludable. El betacaroteno, por su parte, además de la piel es beneficioso para tu vista.

TIP DIACHOCOLATE POR LA NOTICIA. Como si la lista anterior no bastara, también podés agregarle… ¡chocolate! «Aunque muchos no lo crean, sólo una barra de chocolate amargo tiene la capacidad no solo de aquietar la ‘necesidad’ de algo dulce, sino que también aporta a la persona flavonoides importantes para prevenir gran cantidad de enfermedades», afirmó a Infobae el doctor Rubén Salcedo (MP 17.181), director médico de Clínica Diquecito.